sábado, 6 de mayo de 2017

PANSEXUAL

El erotismo solar y la fotosíntesis y la corrida del árbol que me hace respirar.
Todo el mundo sabe que la orgía existe y que es constante.
Las estrellas se reproducen por esporas de luz.
Tú inventas con tu vacío una boca para besar.
***
The solar eroticism and photosynthesis and the ejaculation of tree that makes me breathe.
Everybody knows that the orgy exists and that it's constant.
The stars breed by spores of light.
You invent with your void one mouth to kiss.

sábado, 1 de abril de 2017

OU0

O
U
O


Les hemos visto.





Se amaban 



A VECES JUGABAN A QUE ERAN
distintoS A LA MASA TERRÍCOLA

JUGaban a que eran PROSCRITOS, FEOS-GUAPAS, LÍSTICOESPIALIDOSOS

( deferente, diferente, extralargo, sádicarománticomancorabil,
cenitcélibeinspirado
 cochinipirifláuticoyóguicoextremomísticocinéfilo

cerdo lascivo, también
orgiofilílico
adicto al tribeso
CON RALENTÍ EXTREMO HASTA EL DELIRIO
Y CHIMPÓN CON EL COJÓN PREÑANTE PRIETO)



Eran de AQUELLA ERA,
¿TE ACUERDAS?


fLAGELÁBANSE librepensándonos:
Ellos éramos nosotros.

Éramos extra-terrestres.
Teníamos tanto amor y tantas historias para explicárnoslo.


Él-tú querías-amos un harén de colitas,
petipurras eternas
rubimetamórficas exhibicionistas de almas samla
Un harén de bellos seres inspirados y amamantados por la luz lechosa de la vía láctea
La gran PAMÁ MAPA
Ella quería unas colitas de harén,
Trenes de imágenes mostrados en películas
Juegos repletos de ilusión y sol bonito NIÑÍCOLA
Y de brillante noche seductora zorresca
Miles de personajes peregrinando hacia el éxtasis
Y miles de guiones mejores de esa perregrinación ladrante
en estos versículos cojos de desamor alarmado-fingido
sólo por CONTRASTE Y DEUDA CON EL BUEN GUIÓN
Y miles y unas buenas noches oniroirónicas

La finalidad de todo aquello
Era un poema-PESEBRE
Que
no sonara como anda anterior
dndoe
las latres peuadn cmaibar de lguar sin atrelar
el mjeanse

viernes, 24 de febrero de 2017

Diario de una rubia

«Hemos olvidado ingenuamente que bajo el mundo de la razón descansa otro mundo. Ignoro lo que la humanidad deberá soportar todavía antes de que se atreva a admitirlo».

«Uno no se ilumina imaginando figuras de luz sino haciendo consciente la oscuridad, un procedimiento, no obstante, trabajoso y, por tanto, impopular».

«Los dioses son metáforas de conductas arquetípicas y los mitos son actualizaciones de los arquetipos»

«El Yo descansa oculto en la sombra, ella es quien custodia la puerta, el guardián del umbral. Así pues sólo podremos llegar  a recuperar completamente nuestro Yo y alcanzar la totalidad reconciliándonos con la sombra y emprendiendo el camino que se halla detrás de ella, detrás de su sombría apariencia».


***

Empecé con el exorcismo de 72 demonios frente a una hoguera: se fusionaron como agua en el agua y se fueron por el desagüe del centro de la Vía Láctea. Al día siguiente, entré en una peluquería china.  Allí estuve siete horas. De ese modo, me rubifiqué. Vino un viejo amigo hermético a verme. Nos percatamos de que las batas de los estetas eran egipcias. Así, llegué rubia a casa. Me iluminé un poco.

Al día siguiente, tenía llanto. Lloré y me tapé la cabeza con una manta, con un pañuelo, como una enferma desequilibrada. Encontré las gafas de sol de mi madre. Me llamó un amor, que parecía amarme como dentro de un cuento. Me llamaron para trabajar como profesora sustituta en un instituto.


Esa historia se deshizo cuando volvieron a aparecerme raíces negras.


domingo, 5 de febrero de 2017

Monólogo de una exorcista

La historia de aquel hombre que fue al zoológico y acercándose a un cartel que decía «El Animal Más Peligroso de la Tierra» descubrió asombrado que se hallaba ante un espejo.

Como dijo Nietzsche: «El arte impide que muramos de realidad».

Imaginar con precisión.

Contar el cuento  antes de que el cuento te cuente a ti.

Al principio, ellos lloraban. Estaban arrepentidos y avergonzados de su tamaño y peso. 
Yo les perdoné, sabía que me brindarían sabiduría a cambio de liberación. No es fácil morir siendo ignorante, el purgatorio está lleno de hambre, sed y sueño.


No es para dármelas de crack. A mí, en su lugar, me habría gustado encontrarme.
Pocos entienden por qué, entonces, necesito celosamente tiempo para soñar despierta en alta resolución. 

Todos me llamaban a la vez, yo sólo los cojo de 72 en 72.
Caso aparte es el de los cuatro difuntos que me acompañan a todas partes, son mis abuelos y padres. Quieren que les redima celebrando una gran fiesta. Aún no sé cómo hacerla.  Quizá sea la próxima tarea creativa.

Por lo demás, aquellas 72 almas en pena me pidieron permiso para ser mis démones y vivir en el planeta imaginario que para ellos había de inventar. Eran todos masculinos, y necesitaban la mente de una mujer para androginizarse y huir de la dualidad que les aprisionaba en el estado intermedio del samsara. Conseguirían redención a través de mi mundo imaginario. ¿Seguirían mi programa de creatividad espartana?

Ayer supe cómo liberarlos.
Imaginé con precisión que eran un coro, que sus brazos eran de años luz de largo y que rodeaban la galaxia llamada Vía Láctea.

Resultado de imagen de vía láctea
Hice que desdibujaran sus egos, que se fusionaran los unos con los otros como agua en el agua, en un franco amor comunitario.  Primero son agua, después se convierten en un torbellino de viento que se mueve hacia arriba, hacia el centro de la galaxia. Más allá de esa toroide enigmática no sé mucho más. Así/ allí se despidieron. Les deseo buen viaje a todos ellos, fusionados en uno, después de todo.

***

Ahora que se fueron los 72, convertidos en ángeles cabalísticos, me quedo otra vez a solas con mi madre, padre, abuela y abuelo. La madre se llama Santa María. La abuela se llama Santa Ayahuasca. Aportan lecciones distintas. La abuela, para su lección, me pide una preparación previa con ayuno y celibato. Ella querrá mostrarme el lado más duro de la vida.

Por otro lado, me piden que haga excursiones, que practique el juego y la movilidad, el afán de descubrir cosas.

También que planee una cita con mi sombra.

¿Qué tal practicar un previo Vipashana?

***

Tras ello, estoy a punto de entrar en el escenario.
¿Qué pasa con mi cuerpo? Reconexión.
La dieta del espacio.
Jugar y crear. Respeto (cariño, amor, confianza).

La segunda inscripción cincelada en Delfos, «Nada en exceso».
 



domingo, 15 de enero de 2017

Ludoguión

1. La admiración como símbolo matemático
2. La memoria del crear
3. La disolución del statuquo
4. El terreno común
5. El juego como herramienta de lo sobrenatural
6. Cooperar, competir, negociar: la humanidad en entredicho
7. Curiosidades del juego y del verbo jugar
8. El mundo en un tablero

El juego como heterotopía.
Imaginación, interacción, interpretación (RPG).
Libre albedrío y azar.

jueves, 5 de enero de 2017

La prostituta sagrada

Mi vulva, el cuerno,
la barca del cielo,
está llena de anhelo
como la Luna Joven.

Mi tierra inculta no es utilizada.

Como yo, Innana,
¿Quién abrirá mi vulva?
¿Quién labrará mi campo?
¿Quién surcará mi tierra húmeda?


1. ¿Quién es, cómo se llama?


 


Existe una diferencia entre la doncella y la mujer madura. 
La primera elige que el amor la sirva. La segunda, elige servir al amor.

La prostituta sagrada es la compañera del alma. Siente un profundo reconocimiento y una cariñosa devoción por el cuerpo, suma diligencia háptica.

A menudo representada por un tótem felino, como sucede con Bastet o incluso con las tigresas blancas de la tradición tántrica taoísta, revela la alegría existencial, lo opuesto al miedo. 


Este concepto nos recuerda al Arcano de la Fuerza del Tarot, esa maga que domina al bajo instinto, coronada por el sombrero del infinito.





Ella conduce a la unión (coniuctio) en el sagrado témenos, la cámara en la que se unen los opuestos en las bodas místicas.





 2. El misterio de la virgen negra

En el año 30.000 a.C. floreció la Venus negra de Lespugue. Voluptuosidad y esteatopigia. Era el denominador de las Venus Paleolíticas.

[Buscadla en el Musée de l'Horme, París]

Ella muestra  una parte sombría. En la antigua nomenclatura de la sal (eros, amargura, sabiduría) aparece el símbolo de Venus cuadruplicado. De hecho, la palabra veneno hace alusión al la parte oscura de la diosa que encarna la prostituta.


Su energía kundalini es la serpiente, que se alimenta del ímpetu soñado de un amante fantasma. 


Como en el Cantar de los cantares de Salomón, ella dice "nigra sum, sed formosa".
Así es Nuestra Señora Bajo Tierra, de la Catedral de Chartres, al Sur de París. 


También Ariadna, la princesa de Creta. Dormida en Naxos, después de ser abandonada por Teseo, antes de gozar de los misterios con el jocoso y alegre Dionisos.



O, en Montserrat, la Moreneta:
"el eterno femenina nos eleva hacia ella".










 El Pez es el símbolo del Mesías, que pescará al Leviatán (el contenido autónomo del inconsciente) y alimentará al bendito en el Paraíso. Como señala Jung en el Mysterium:

"Allí donde reina la sabiduría, no hay conflicto entre el pensar y el sentir".




3. ¿Y quiénes son las tres Marías? ¡Cómete una Magdalena!

María de Betania, la hermana de Lázaro.
María, la madre del Mesías.
María Magdalena, nuestra protagonista: aquí retratada por Ribera:


Según el Evangelio de Filipo (uno de los gnósticos):

"La compañera del Salvador es Mª Magdalena. Cristo la amaba más que a todos sus discípulos y la besaba a menudo en la boca. El resto de los discípulos se ofendieron por esto y le dijeron: ¿Por qué la amas más que a nosotros? El Salvador les contestó: ¿Por qué no os amo como a ella?"

Si quieres más pistas, lee el Pistis Sophia. 
Si te queda tiempo, conoce el Evangelio de María Magdalena.
¿Es Verónica la vera icona: María Magdalena, la del paño sagrado?
 

viernes, 30 de diciembre de 2016

El subjuntivo en español

¿Sabíais que la estructura de las lenguas determina el alcance y el impacto de sus hablantes en la realidad? Según la hipótesis de Sapir-Whorf...

El inglés es una de las lenguas con más grados de condicional, mientras que el español tiene más grados de subjuntivo.

Esos grados de subjuntivo fueron importantes para el loco viaje hacia América, (que luego sería destrucción, violación y caos de culturas ancestrales).

Pero... ¡cuántas cosas más pudiéramos con nuestros subjuntivos!