lunes, 30 de diciembre de 2013

EL ARQUETIPO DE LA FUERZA XI O EL SENDERO DE LÁMED

Llamad a vosotros mismos como si fuérais una puerta y caminad sobre vosotros mismos como sobre un camino recto. Porque si camináis por el camino es imposible que os extraviéis. Abrid la puerta vosotros mismos para que podáis saber qué es... 

Enseñanzas de Silvano 


(Él es una fiera de mirada profunda; Ella lleva un sombrero de Maga que tiene forma de infinito.)

ELLA
Remontar el vuelo
o caer en horrible pesadilla:
esa columna de aire
para nuestro viaje,
el camino de subida
y el camino de bajada
son uno mismo.

ÉL
Yo soy el camino,
y la verdad, y la vida.

ELLA
No temo a tus fauces.
Paciencia es mi gesto:
buscaré mi amor
en las tinieblas de tu boca.

ÉL
Te comeré,
soy la fiera de todos los cuentos.

ELLA
Llevo tiempo observándote
desde el mirador del corazón.
Creo que puedo mirarte el abismo
sin caerme.
Antes de ti,
el mundo no brillaba tanto:
tus colmillos son un reto
para mi fortaleza.

ÉL
¿No era lo mismo caer que volar?
¡Sublimación del instinto!

ELLA
Te sostengo la cabeza con las manos.
Eres un bello animal salvaje.

ÉL
Cuando caminas con tu propia luz,
todo brilla, incluso la sombra lunar
se convierte en un astro.

ELLA
Oso acercarme a ti,
polaridad del ser,
prana de mi valor guerrero.
¡Oh, León solar!

(De entre el pelaje del León, canta la selva en la que Dante encontró a su Virgilio, en la que aprendieron a luchar las Amazonas.)

SOL
Enamorarse es como nadar dentro de un diamante
y encontrarse allí en menos de un minuto. 

[Diamantes nadables, Piezas de arte del Museo de los Excéntricos Libres]



¡Salgamos de Malkuth un rato! ¡Sube al globo!

Cuando Bach componía, su habitación se llenaba de presencias que parecen invisibles.*

- ¿Qué pongo después de este coro de ángeles?
- ¿Un silencio de blanca?
- No seas loco, estos no toleran ni un silencio de semifusa.
- No seas loco, después del coro de ángeles,
sólo es posible un silencio de blanca.
- ¿Y el silencio de redonda?
- Ese nos lo reservamos para después del Big Crunch... Aunque, debo decirte una cosa:
- ¿Y si el Big Bang y el Big Crunch acontecieran a la vez?
- Exacto.
- Es como si todas estas voces que te ayudan a componer música fueran tus "pensamientos".
- ¿Pensar es recibir el soplo de un ángel?
- O de un diablo, o de un duende  o de un niño invisible que juega a crear juegos.



*¿Alguna vez has pensado quién está tecleando este poema en prosa?  ¿Y si mis dedos los manejamos unos niños dioses, que juegan-jugamos tranquilamente en su pequeña habitación-galaxia? ¿Los dioses pagan la hipoteca de su Olimpo? ¿Por qué no asesinaron ya a todos los pronombres?





domingo, 29 de diciembre de 2013

LA RUEDA DE LA FORTUNA o SENDERO DE CAF

Aprovechar la fuerza del ritmo es la única forma de superar la inestabilidad.

Cuando un hombre tiene obras que exceden su sabiduría, su sabiduría será duradera, pero si su sabiduría sobrepasa sus obras, no podrá durar.
 RABÍ JANINA BEN DOSA

ELLA
Respirar con los pies,
caminar con la cabeza.

ÉL
Destruir el agua
en nubes efervescentes.
Mutabilidad: adaptación.

ELLA

Receta para sacralizar lo profano:
fluir en el rayo de Júpiter,
concentrar lo maraivilloso,
nacer del vómito de un dragón.

ÉL
Practicar senderismo galáctico
por los ocho radios de la rueda del I Ching,
ser esfinge de los firmamentos,
la danza de las esferas, la procesión del zodíaco,
el centro de la luz atravesadora de prismas, 
mientras la noche patea a los borrachos,
las latas arrugadas en el ceño atávico.

ELLA
Escribir un poema de amor
con los mandalas
de la glándula pineal.

ÉL
Por incontables laberintos mentales,
el paraíso es una sábana mojada
tendida al sol. 

ELLA
Cuando parecía todo controlado,
¡oh, instinto, el Amor!
Las fuerzas de la naturaleza
templan el diapasón
que hace rugir a las tormentas.

De una de cal y otra de arena, aparece la Diosa Fortuna, con los ojos vendados.


FORTUNA
Naufragar en la flor deshojada,
poner en orden la podredumbre
para abonar el jardín.

Represento los ritmos universales,
la rueda del devenir,
soy el reloj de los dioses,
la espiral logarítmica de la existencia.

ÉL-ELLA
Comamos cuarzos con la frente
para que pueda aullar la transparencia.
 
¡Dádivas de perdición!
Arderán rítmicamente nuestros huesos:
cal y arena copulando en la ceniza
y otro parto del Ave Fénix...

sábado, 28 de diciembre de 2013

El silencio siniestro

Y sucedió que un monje se encontró con un artista errante, de esos que antiguamente llamaban juglares. El juglar se puso a cantar debajo de un árbol, mientras el monje yacía inmóvil al lado en postura meditativa.

- ¿Has oído hablar del silencio siniestro?

El monje sintió que el juglar interrumpía su meditación, y observó dentro de sí una ira animal que supo aplacar con compasión. No articuló palabra alguna.

- ¿Has oído hablar del silencio siniestro? -insistió el juglar.

El monje no podía dejar a un lado su meditación, por nada del mundo. Sabía que el juglar buscaba su compañía y conversación, pero era algo que no sabía cómo brindarle. Siguió callado.

El juglar compuso una canción:

¿Has oído hablar del silencio siniestro?
Es cómplice del asesino y del ladrón con miedo.
Es la voz de la censura y del sádico encubierto.
Grita, amordaza y destruye, sin un solo movimiento,
inspira horror y paranoia, es el sello del infierno.

¿Has oído hablar del silencio siniestro?
Es el desprecio del rico, del engreído y del necio,
es el desdén desamorado, altanería de soberbio,
es la respuesta maldita al necesitado o enfermo,
es lo pasivo-agresivo,  ¡el no-hacer que huele a estiércol!

El monje sintió que el juglar estaba provocándole. Tenía ganas de insultarle, pegarle, echarle fuera de allí.¿Tantos años de meditación y de estudio se iban a ir al garete por el mundanal ruido de un marginado con sed de compañía? ¿Qué podía hacer?

- Permaneces con los ojos cerrados, en ese silencio podrido lleno de ruido, de represión y de sadismo. - le dijo el juglar, con una aterciopelada y bellísima voz.

"Ojalá pudiera hablarte de ese otro silencio colmado, de ese silencio creador y poético que canta todos los himnos a la vez, en el que podrías hallar los versos más bellos que jamás han existido." - pensó el monje, y al pensar aquello, su corazón se llenó de amor y compasión.

- Te odio.- continuó el juglar.- Te odio porque te amé nada más verte y porque he comprendido que amar a alguien como tú es como amar a un cadáver.

El monje sintió un desgarro por dentro. ¿Acaso las crueles palabras del juglar no eran más siniestras que su silencio? Esta vez estaba en shock, inmóvil, congelado, incapaz de moverse ni hacer nada.

- No sabes amar. - siguió el artista, mientras se levantaba del suelo, con ademán de irse.

El monje sintió una tristeza humana muy densa y profunda. Escuchó los pasos del juglar detenerse, dudar y  alejarse, quién sabe hacia dónde, hacia el siguiente poblado, hacia el siguiente amor.

Si ambos hubieran podido seguirse el rastro, ahora mismo sabrían lo que yo sé: que lo importante no es la palabra del juglar o el silencio del monje, que lo importante es saber componer una música que una a todo el pueblo en un baile.








jueves, 26 de diciembre de 2013

El dolor razonable

- Te proteges hiriéndote. - le dijo el pájaro a la lagartija, mientras ésta perdía su cola y corría a toda prisa en busca de una brecha de roca.
- Tu miedo me alimenta, pero no me sacia.- continuó el pájaro mientras se comía la cola, a sabiendas de que, por naturaleza, la lagartija hace bien escapando de un pájaro hambriento.

- Te proteges hiriéndote- le dijo una caricia a la armadura de un intrincado guerrero.
- Tu miedo me alimenta, pero no me sacia-. continuó Venus, a sabiendas de que, por naturaleza, Marte hace bien escapando de un amor hambriento.

- Te proteges hiriéndote- le dijo un pensamiento a mi conciencia.
- Tu miedo me alimenta, pero no me sacia- continuó el pensamiento, a sabiendas de que, por naturaleza, mi conciencia hace bien escapando de un pensamiento hambriento.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Brindis por la Santa Esperanza

He secuestrado a la noche.
Vestida de verde- brindaba en todas las bocas-,
celebraba el amor en todas las esquinas.
Una estrella brillaba ajena al horizonte.

- ¿Has visto al Espíritu Santo?
- Este espíritu está dentro, como este vino,
como este brindis por la Santísima y Perra Esperanza.

Todas las miradas brindaban, a su vez,
un séquito de parroquianos bramaba por los brahmanes irisados,
todos brindaban por la Santísima Esperanza,
todos ardiendo por ese fuego sin fin.

La locura prendida con amor en los ojos,
yo cantaba cantando a los mundos en los que todo es posible,
sintigo,
todo es posible,
la más bella ecuación del ser,
el remoto camino del equilibrio amando,
sierpes que sonríen en tu búsqueda,
monstruos que sabotean a sabiendas de que hacen
más atractivo este juego.

Santa, perra, villana, ´cósmica
Esperanza
celebro en borrachera celestial
el jugar a que no dudo de ti,
el jugar a saber que sé
que pronto el juego jugando
gozo en ti
quizás
¡oh, sí!

domingo, 15 de diciembre de 2013

El cuento de la Libertad, el Despechado y la Espiditrompa Solar


- Y, ¿entonces? ¿Por qué pasó aquello?
- Porque lo demasiado libre es siempre una amenaza para quien desea dominar y constreñir, porque lo demasiado libre es anhelado e imposible de tener y porque lo demasiado libre es rebelde e indomable, es objeto de envidia y de despecho, es algo bello que no puede encarcelarse. 
- ¿Y qué le hicieron?
- ¿No podrías deducirlo? 
- Creo que sí... ya sabes, hay demasiadas historias parecidas, tantas, que este diálogo es aburrido e innecesario. 
- Exacto. Es mucho mejor que escribamos un poema a cuatro manos en el que un rayo de sol se compara con la espiditrompa de una mariposa.

Trans-Mutar (Historia del Viento y la Princesa Transformista)

PRINCESA TRANSFORMISTA
Parece que el viento me besa lascivamente mientras permanezco inmóvil en el banco del parque. Está lamiendo mi cara, está enredando mi pelo, está floreciendo abismos en mi pecho. Me quita la ropa. Quiero que se me lleve volando.

VIENTO
¿En qué podría transformarte?






(Viento solar)


PRINCESA TRANSFORMISTA
Transfórmame en ti. Conviérteme en un poema que vuela de árbol en árbol, en una agitadora de bosques, en una despeinadora, en una ladrona de bufandas, en un soplo que convierte al vértigo en coro y al desierto en laberinto. Llévame lejos de este cuerpo maldito, libérame de la prisión de ser... una sola cosa.

VIENTO
 Que yo te transforme ahora en mí hace que sigas siendo Princesa Transformista. ¿Recuerdas todo lo que has sido hasta ahora?

PRINCESA TRANSFORMISTA
He sido la más alta mendiga y una diosa inspiradora de las fiestas, he sido marginada como a una indeseable y he encendido el amor de los seres más bellos y arrogantes del planeta. ¿Y qué más da? Nada destrona a esta lacerante tristeza.

VIENTO
¿Y qué tenían en común todos esos personajes?

PRINCESA TRANSFORMISTA
El deseo de amar.

VIENTO
Deja que te asesine.

(El viento arranca un tejado de uralita y lo lleva volando hasta que se estrella en la cabeza de la Princesa Transformista. Ella empieza a sangrar.)

PRINCESA TRANSFORMISTA
Oh qué hermoso río de sangre brota de mi cabeza como manantial, ¿qué semilla de mí germinará de este lodo de muerte?

(La Princesa Transformista expira y su exhalación se fusiona con el viento. El viento le hace el amor penetrándola por todos sus orificios. La secuestra entrando en sus huecos, que eran como el espacio vacío que hay entre los barrotes de una cárcel. Tras el rapto, dan la vuelta al mundo cantando...)


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Temazcal

- ¿Qué hace? - le preguntó un individuo.

- Trasquilo nubes con la imaginación. - respondió.- Y les hago formas.

- ¿Formas?

-  Aquella nube es usted rodeado de nubes. Fecundo esa nube con mis ojos. Y, cuando llueva, usted y yo lloraremos de puro placer.

- ¿A qué viene este súbito amor?

- ¿Sabe usted por qué vuela el vapor?

- Es esa vieja historia de cuando el fuego y el agua se aman en un Temazcal.

martes, 10 de diciembre de 2013

Epístola autocaníval y sublimante trobairitz

 "Nada hay tan sublime como una pasión noble, en el momento oportuno, que respira entusiasmo como consecuencia de una locura y una inspiración especiales y que convierte a las palabras en algo divino"


Longino, De lo sublime


I

Dice usted que nunca fui santa,
pero juro que me he corrido
en las frentes de los santos 
que he leído con voluptuosidad.


II

Sé que es difícil, señor:
nadie comprende cuanto jamás se vio.

El vestido rojo está humeante,
aunque sigo masturbando mi alma
con estambres de flores y recuerdos
de difuntos trovadores.,


III

Sé contenerme,
estos versos construyen presas
para el amor:

Un día en que tuve imaginación
imaginé que ah, oh, uy.

Estoy lloviendo toneladas de deseo
que me visten de imán y purpurina.
Y yo nunca jamás querré ser su novia,
aunque quiero que usted me coma
como si fuera un pastel de bodas. 

IV

Los párpados, al cerrarse,
son guillotinas del mundo,
Todos morimos allá dentro,
señor.

Pero antes de morir, 
antes de hacerlo,
he de clavarle esta pluma en la espalda
como si fuera una estaca
y usted ha de clavarme su lingam en el culo
como si fuera un conjuro.

(¡Sé que nos dolerá,
pero podremos volar después!)




Usted era una ínfima parte de mi ser; 
usted era yo:
y me devoró, vampiro,
y me hizo autocaníval. 

El Santo Grial: 
lengua antediluviana,
una cinta de Moebius
capaz de gemir diásporas
en el  silencio. 

La fiebre amante:
un panel de abejas
subterráneo. 

Usted me mordió en el cuello
y me arrancó la poesía.

Subió el volumen del amor
modulando ese pezón.

VI

Jugábamos al amor sublime.
Los pájaros explicaban
en lenguaje de signos
nuestros procesos comunicativos
no identificados por la ley humana.


(Su paquete duro
manantializa las antípodas de mi ser).

Sin embargo,
escribí la historia de un pozo
en el que se autoinmolan los héroes
que lloran cantando.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

EL ARQUETIPO DEL ERMITAÑO O EL SENDERO DE YOD 10




"La piel representa el firmamento, que se extiende sobre todo y lo cubre como un vestido... Y así como en el firmamento nosotros vemos diferentes figuras formadas por estrellas y planetas, contándonos cosas ocultas y profundos misterios, así también sobre la piel que envuelve nuestros cuerpos hay líneas y formas que pueden mirarse como estrellas y planetas del cuerpo. Y todas ellas tienen un significado oculto."

El Zohar


(Él y Ella están aislados, caminan en la oscuridad pero sostienen una lámpara que es un gramófono de luz, un Telepático Fono Fotón.)

ELLA
En medio de esta oscuridad,
puedo imaginar cualquier cosa.
¿Dónde, cuándo, cómo, qué?

ÉL
Imaginaré, pues, un sendero
bello y despejado
como una noche selvática
con el cielo estrellado.

ELLA
Imaginaré que descubro un misterio,
un secreto ancestral
que cantan las brujas de los cuentos.

ÉL
Imaginaré la caricia del viento,
ventrílocuo de los mundos.

ELLA
Imaginaré Diosamante,
abrazándome en profundo abismo
de corazón sin costuras.

ÉL
Imaginaré que la llama de dentro
es un espejo de la llama del Sol.

ELLA
Imaginaré que la Soledad es la Edad del Sol.

ÉL
Imaginaré que siembro esta lámpara
como semilla.

ELLA
Imaginaré que la lámpara sembrada
es el Telepático Fono Fotón
donde puedo contemplar
la sonrisa de la Providencia.

(La sombra proyectada en el suelo se pone a bailar, desapegada del cuerpo que la engendró.)

El Cantar de los Cantares. Narratofilia (I)



lunes, 2 de diciembre de 2013

Narratofilia

"Una llegó a la puerta del Amigo y golpeó y una voz susurró desde dentro: 
- ¿Quién es? 
Y la amante respondió diciendo:
 - Soy yo. 
Entonces, la voz dijo:
 -No hay lugar en esta casa para un tú y un yo. 
Y no le fue abierta la puerta. 
De modo que la amante retornó al desierto, ayunó y oró. Al cabo de un año, volvió una vez más a la puerta del Amado y golpeó.
 Y de nuevo dijo la voz, desde dentro:
 - ¿Quién es?
 Esta vez, la amante había aprendido la renuncia de sí y respondió:
 -Tú. 
Y se abrió la puerta."

Versión libre de un cuento sufí anónimo 





La narratofilia es una vieja ciencia que consiste en excitar el cuerpo y el alma con palabras que se entregan de una forma bella: o bien en la cálida envoltuda del susurro al oído, o bien expresadas bajo el formato de una carta confeccionada con mimo, arte, pasión y escrúpulo. Actualmente, desde que existe la grabadora, ya no es necesario estar presente para que los amantes se deleiten sensualmente. La palabra puede franquear las limitaciones espaciotemporales. Y, así, Madame H ha elaborado un ars amandi que puede complacer a varios seres a la vez, como si se polilocara.


A continuación transcribimos un fragmento de su diario:

***


Una vez, en una vida anterior, conocí a un gallardo alquimista llamado Pao Pu Tzú. Yo era una prostituta de origen humilde. Tenía buena fama entre los maestros y los nobles, y por eso un día me llevaron en presencia de Pao, uno de los más altos sabios que haya conocido el planeta.

Su estado de iluminación constante hacía que su mera presencia me excitara.

La primera vez que me acerqué a él, fui directa a su entrepierna, le saqué la  punta de jade y la besé con miel en los labios y leche en la boca pero, tras un cuarto de hora de succión,  no logré que se empalmara.

Después le acaricié suavemente las nalgas y besé sus testículos, los cogí, lamí, estimulé con lengua, labios y dedos, suave, lento, rápido, de todas las maneras posibles, con todos los tactos imaginables.

Al ver que aquello no surtía efecto, besé su ano con dulzura y entrega, haciendo cálidos círculos, y diferentes tipos de presión. Lo penetré con suavidad, buscando respuesta.

 Al cabo de tres horas, todo había sido en vano. El maestro ni siquiera se había inmutado.

- ¿Por qué no goza, señor? - le pregunté, con humilde servitud.

Él me dio su silencio por respuesta. Me marché llorando, porque era el primer hombre que rechazaba una de mis intrépidas felatios. 

 Cuando mi llanto hubo cesado, regresé y ayuné durante diez días y diez noches en su presencia para que me respondiese.

Al décimo día, se me acercó y me dijo:

- Si eres capaz de pronunciar algo más agradable que el silencio, seré tu amante.

Y así empezó la historia de la búsqueda del amor sublime, la verdadera historia de mi profesión.

EL ARQUETIPO DE LA JUSTICIA O EL SENDERO DE TETH 9



ÉL
Nos unía un hilo invisible:
cordón umbilical del nacimiento cósmico.

ELLA
Practico funambulismo
sobre el filo de la espada de Damocles
que me lo cortó.



ÉL
El ombligo es la cicatriz de la primera amputación.

ELLA
El egoísmo procede de ese trauma.
¿Qué pacto tienes con el Amor y el Tiempo?

ÉL
Derecho, pero con curvas.

ELLA
Tic, tac, tic, tac...

ÉL
No te dejes llevar ni por el intelectualismo,
ni por la sensiblería.

ELLA
El justo término medio
será la melodía.

ÉL
Mantén la locura equilibrada.

ELLA
Imparcial, meditativa.

(Ella mueve las caderas, y de un gesto pendular emerge la voz de la diosa Maat). 

MAAT
¿Qué es lo justo, qué es lo injusto? La Justicia divina se rige por leyes distintas a la justicia humana. 

ÉL-ELLA
¿En qué se diferencian?

MAAT
La Justicia divina no se centra en el castigo-recompensa, sino en el gozo de la verdad.

(Él-Ella calla(n).)



domingo, 1 de diciembre de 2013

EL ARQUETIPO DEL CARRO O EL SENDERO DE JET 8


Ser valiente es tener miedo y seguir cabalgando.
Marçal Font


(Él y Ella viajan, son caballos de una auriga.)

ELLA
No entiendo por qué estamos separados.

ÉL
No estamos separados.
Somos los corceles de un mismo viaje.

ELLA
Tengo miedo.
Veo el camino pero no logro verte a ti.

ÉL
Si ves el camino y caminas en él,
¿qué importa lo demás?

ELLA
Siento tristeza.
Estoy confundida, empieza algo nuevo,
voy hacia algún lugar.

ÉL
¡Oh, qué emocionante!
Mas si me miras a mí,
el carro se estrellará...
Asume responsabilidad y riesgo.

ELLA
Control de energías externas
a partir de disciplina interna.
¡Hacia la libertad pionera!
¡Hacia el dominio de la dualidad!

ÉL
¡Dinamismo, energía, ímpetu!
¡Sin amedrendamiento!
¿Viste a alguien apegado a sus dudas
por la inmunda seguridad de la rutina?
¿Qué pasó con la incertidumbre
de lo maravilloso y aún desconocido?

ELLA
¿Y si paramos?
No comprenderemos la belleza
hasta que aprendamos
la Naturaleza del reposo.

ÉL
Sacrificio es sacro factum,
un acto sagrado:
asesina los placeres superfluos
y beberemos del Grial. 

ELLA
Real-izarse:
navegar hacia el faro del sol interno.

ÉL
Si luchamos, el espíritu triunfará
sobre la materia.
¡Ar!

(Marte interviente, habla desde el sonido de una herradura).

MARTE
¡Sincronía de la polaridad, energía!  Existe un conflicto entre razón y deseo, que ha de resolverse para que el carro no se tambalee. ¡Acción y reacción!

ÉL-ELLA
Gocemos épicamente,
puesto que somos héroes.

EL ARQUETIPO DE LOS AMANTES O EL SENDERO DE ZAIN 7



(Ella es a la vez Vicio y Virtud, Cielo e Infierno. Él escoge Cielo e Infierno: Eros obliga).

ELLA
Abres la puerta de la palabra,
besándome en los ojos.

ÉL
¿Quién eres, la densa o la sublime?
Entro en esa ventana,
bailo en el espacio vacío
que degusto en tu respiración.

ELLA
Soy el misterio de la fusión
de energías internas.
Tu punta de jade es una columna
que une el cielo a la tierra.


Escógeme en el Vicio o la Virtud.

El juicio de Paris, Rubens

ÉL
 ¿Qué haré?
Copulo contigo y se revela
el secreto del tiempo.




ELLA
Mi conciencia se ha tejido
con las fibras de tu amor.
Me desequilibras y cambio.
Separas lo denso de lo sublime.

ÉL
Te invito a descansar en mí,
desnudándote de ti.

ELLA
El tiempo es el corazón
de la existencia:
Las palabras son oro,
coágulo solar.

ÉL
Contemplarte es una fiesta
porque el tiempo me asesina.

ELLA
La ruta del resplandor:
ojo, misterio, secreto, respiración.

ÉL
Te busqué en condiciones extremas,
conquisté a la soledad
en el camino
que me llevaba hasta ti.

ELLA
Los polos opuestos se atraen.

ÉL (fuerte)
Persigo en ti lo sublime,
lo inalterable:
poseo en mí una partícula de ti,
que se expandirá abrazándote.
Pero antes, despréndete
de pasiones nefastas,
esa cárcel de la libertad del alma.

ELLA
¿Cuándo?

ÉL
Abrazarte me hace recordar
cómo se resuelve el misterio
de la vida.

ELLA
¿Cómo?

(Ella es el Arco y Él es la flecha de Eros.)

EROS
¡Oh, Bella Durmiente, cuántas aventuras viviréis antes de la mágica y elevada unión!
¡Oh, Caballero Confuso, sé íntegro y no cometas el crimen de desperdiciar tu semen!
Inmersos en la dualidad que genera chispas creativas, creced y multiplicáos.


lunes, 25 de noviembre de 2013

El eterno retorno

A veces uno tiene esa extraña sensación de vivir a oscuras. El cerebro está a oscuras en una cueva agujereada a capricho por los cinco sentidos.

EL ARQUETIPO DEL HIEROFANTE O EL SENDERO DE VAV


(Él y Ella se encuentran telepateando en aparente ausencia. Él está dentro de un Templo Flor que es Ella, y viceversa.)

ÉL
Dan mapas del universo
en el mirador
de tus labios
entreabiertos.

ELLA
¿Qué labios?
Fiat lux.

ÉL
Enciéndeme y seré
mi propia fuente de luz.

ELLA
Hagamos el amor invisible,
como dos estrellas
que constelan con el mundo
contemplándolo
mientras brillan.

ÉL
Tu corazón era el gozne
de esa puerta:
intercomunica lo terrestre
y lo celeste.

ELLA
Norte, sur, este, oeste,
arriba, abajo:
criaturas bi-frontes,
nos movemos en las brújulas
del viento viajero.
Giramos como peonzas:
somos libres si la música
persiste.

ÉL
Enlazamos mundos
con el fuego
geométrico
de un amor puro:
la carne de la luz.

ELLA
El arco está tenso
y me clavas la flecha
mientras miras,
antes de soltar la flecha.

ÉL
Si disparo hacia arriba,
coseré tu sangre a las estrellas.

ELLA
Shibari de la mente
constelándonos.

ÉL
Fuimos botados del paraíso
inconscientemente,
regresemos a él desde la conciencia.

ELLA
Sublimo esa conciencia
deseándote.

(De una mirada llena de deseo, aparece el CENTAURO).

CENTAURO
Soy psicopompo, enlazador de mundos: represento la conexión entre el ser humano y el cosmos. Tras la admonición del maestro, recibís las pautas, orientaciones y consejos para el mundo de la conciencia y del espíritu. Prisma de profetas visionarios, mi vigor modula lo social humano y lo metafísico. Mientras tenso mi arco, os muestro de qué manera concreta emerge el ideal de vuestra lucha.

ÉL-ELLA
¿Cómo?

CENTAURO
Quintaesencia concilia libertad y disciplina.

ÉL-ELLA
La mirada y su rayo de amor. Focalizo la vista y acaricio el cielo en que mis ojos son pájaros.

CENTAURO
Eso es: trepar la columna vertebral del cielo, transportar la luz dentro de un fósforo: egregor fotosintético.

ÉL-ELLA

La luz es ley.

CENTAURO
Wu-wei. La luz ya fluye, ya se mueve. Ser, nada más que ser.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Experiencias místicas de una magabunda

Estimado cómplice secreto de las profundidades mágicas e invisibles, blablablá...
En mi vida he tenido encuentros con seres no humanos que he identificado como separados de mi ego porque me han permitido hacerles pruebas. Otras veces,  he visto que la experiencia procedía de una suerte de creación imaginaria. El asunto de separar la creación propia de la ajena es lo que más me cuesta de discernir racionalmente. Y, sin embargo, sé que, en el fondo, separarles a ellos de mí es tan absurdo como distinguir el agua en función de los recipientes que la contienen. No obstante, ambos sabemos que aún vivimos en un mundo donde es importante el Catálogo de las Vasijas, aunque sería más interesante discernir si el agua va clara o turbia. ¿De manantial puro, del grifo o contaminada?
Veamos si puedo describirte algo tan complicado para nuestro raciocionio y tan sencillo para el alma-niña.
La conciencia que jugó conmigo en Orrius y me enseñó maravillas era más grande que la mía ordinaria, más evolucionada, sin duda. Ocupaba el bosque entero y si yo fuera de alguna religión monoteísta, habría dicho que era "dios". ¿Por qué? Me hablaba telepáticamente, pero acompañaba sus mensajes con elementos sensoriales de mi alrededor, que utilizaba a modo de símbolos. Podía meterse dentro de cualquier cosa sin alterar su individualidad. Era como una música que se mete dentro del oído, pero imaginando que nuestro cuerpo entero es un tímpano y él/ella música. De todos modos, no sé por qué, parecía más Ella que Él. Me eligió por CARISMA. Su carisma era tal que la empatía lograba atravesar las paredes de los nombres. Dijo que yo era como ella. Que yo era ella. Y eso me llenó de un gozo y de una alegría infinita. Como si un pedrusco cualquiera descubriese que en su esencia contiene el diamante.

Así, por ejemplo, el romero se me reveló como una entidad arquetípica simpática o psicopompo, algunos árboles (cuyo nombre no sé, soy urbanita ignorante de botánica) eran caleidoscopios infantiles y musicales. Me ofreció un palo que se transformó en varita mágica. Gracias a ese palo, pude jugar a ser ella y me convertí en una directora de orquesta de la Naturaleza. Así me enseñó su oficio: directora de orquesta de la música de la naturaleza, coordinadora de la belleza y comunicadora universal.

Otorgaba poderes y enseñaba a quien quisiera, a mí me ofreció dones que eran los “poderes mágicos” que durante toda mi vida he suplicado al universo. Cuando le pregunté acerca de mi destino, vi dentro de mi cabeza un pentagrama de color azul y suspiré la palabra “Pitágoras”. Recordé las hojas del roble y los libros antiguos, encuadernados con amor y responsabilidad. Me recordé intérprete de símbolos arcanos y, para mi sorpresa, me vi como una sacerdotisa creativa. Ese aumento de poder, sin embargo, no venía acompañado de soberbia. No tenía demasiado sentido tenerla, porque era simplemente expansión, no posesión. Es decir, fue como iluminar una parte del paisaje que antes estaba a oscuras, pero esa parte del paisaje siempre había existido.

Piensa que para mí describir a este ser es tan difícil como reconocer una lechuga dentro de la sangre después del proceso de digestión. Luego continuaré. Me agota el esfuerzo.

El dios del teatro

El actor debe cultivar su energía como lo hace un místico: la esculpirá con el mimo y la atención de una disciplina formal, y la entregará generosamente al auditorio para contribuir a la evolución de la Consciencia Colectiva.

El público, convertido a la vez en actor astral de la catarsis, podrá alimentar su alma con el manjar con el que los dioses sobornan a todos los artistas que han pisado el Suelo Que Quema.

El actor es un géiser que une el suspiro del magma de la Tierra con el vuelo de la atmósfera celestial. De ese modo, el poeta arquetípico besa cada una de las palabras que pronuncia y bendice los oídos que las mecen en la hamaca de la atención silenciosa.




 

sábado, 23 de noviembre de 2013

El Monstruo que te quita lo bailao

Al salir de la caverna de Platón, me encontré con ese oso negro sin nariz, el Monstruo-que-te-quita-lo-bailao. Me dijo:

- Qué más da que tú hayas salido de ese tugurio: aquí estás completamente sola y aunque regreses e intentes convencer a los demás de que esto existe, no te harán ni puto caso.
- No estoy sola. -respondí.- Estoy contigo.

Mientras bailábamos, se fueron extinguiendo todos los bailes anteriores, mis pensamientos cayeron como capas de cebolla. Al llegar al último, el monstruo me besó en la frente y me dijo:

- Te he quitado lo bailao porque no podías bailarme con el ruido de los bailes anteriores. 



Arqueología interior

Ahora es el momento, ahora es el momento... el presente continuo merece ser mirado con atención. Los sentimientos serán observados y convenientemente abrigados con palabras que los expresen. Lo invisible cobrará fuerza y será el verdadero protagonista de lo visible.


¿Qué está pasando? Que el loco de Sócrates lo responda:


-¡CONÓCETE A TI MISMO!


-¡EUREKA!-responde Arquímedes.


Una vez me dormí y mi índice de DMT cerebral sería más elevado de lo normal, porque tuve un sueño lúcido. Eso supuso el suspenso de todo concepto. Ser inteligente es ser más idiota que un niño que sabe que todo es uno.


Corazones de piedra

Dicen que Orfeo ablandaba las piedras con la música de su lira.
En realidad, Orfeo sabía que las piedras sienten y que los corazones de piedra rebosan lírica.

La ermitaña realicida

Había intentado tantas veces saber cómo sería mi muerte. Todas las noches solía desnudarme ante un espejo, a la luz de una vela. Observaba con curiosidad cada una de mis curvas, esa funda de piel tersa y joven que envolvía mis órganos sin dolor y en perfecto estado de salud, el cuerpo que, afortunadamente, me servía para moverme por el mundo.

- Por chiripa, tengo un Jaguar.

Me acariciaba en soledad y, mientras contemplaba la llama danzante de la vela, imaginaba los llantos de las mujeres que habían sido bellas, sus gemidos ante el descubrimiento de la primera cana, la primera arruga.
Recorría con mis propias manos mi cuello, pechos, cintura, caderas y muslos.
- Esa funda no me pertenece. Es de alquiler.
A veces, me masturbaba. Era normal que me excitara viéndome tan hermosa ante un espejo, y que entonces mi narcisismo se detuviera en el coño, en ese delicioso, prieto y jugoso coño que, por el más absurdo azar, me pertenecía. Después del orgasmo, me iba a la cama.
Estirada sobre el catre, miraba al techo e imaginaba cómo sería enamorarse, tener hijos, trabajar para construir mis sueños, envejecer. Envejecer. Contemplaba la libertad de los ciento volando. Y volvía a preguntarme si llegaría a vieja o si moriría joven, como una heroína, segada por la muerte como una flor fresca que nunca llega a dar su fruto, marchita en un invierno sin verano.
Vivía agorera. Imaginaba de qué color serían los ojos de mi hijo, cómo olería el paisaje de mi próximo viaje. Mientras tanto, el presente se escapaba por el rabillo del ojo. Cogía un poso del café o un espejo de lavabo público y, con la soltura de un mago improvisado, exploraba el conjuro de mi próximo dibujo.
Las películas de mi imaginación dependían del tipo de noche. Algunas veces me dejaba invadir por los malos augurios, y me veía diciendo adiós al amor de mi vida en un aeropuerto, asistiendo al entierro de mi padre, criando como madre soltera a un hijo sin sentimientos y gritando en el interior de un coche que da vueltas de campana cuneta abajo. Otras, pensaba en una vida llena de amor y de sabiduría, con una dulce expiración en un lecho cómodo, rodeada de familiares felices. Me despedía con la satisfacción de una larga vida vivida en plenitud y entregada a mis amores:

- Os quiero mucho. No sé si podré comunicarme con vosotros una vez que descubra si hay vida después de la muerte. Probablemente no pueda regresar, no pueda girar la cabeza o perseguir psicofónicamente una manera de decir "Estoy aquí, la conciencia perdura" sin que os asustéis. No querréis que me manifieste ni cosas por el estilo, sino que descanse en paz. Intentaré hacerlo. Y, como toda buena moribunda, os diré mis últimas palabras: sonríe de corazón y se te abrirán las puertas del mundo.
Después cerraba los ojos, dibujaba una sonrisa a conciencia y así se quedaban las facciones de mi agradable rostro difunto. Mis allegados lloraban sin demasiado peso. Lloraban y se abrazaban maravillados por mi amor infinito hacia ellos, y hacia el privilegio de haberme abrazado mientras latía.
Pero, detengámonos. Ésta es la escena. Suena el teléfono. Intento adivinar cuál es la voz amiga que me acariciará desde el otro lado
- Hola...
- Hola...
- ¿Qué tal? - los dos a la vez, reímos.
Él tiene la voz del otro lado.
- Mientras la besaba, pensaba en ti.
"El hombre está dotado de razón, es vida consciente de sí misma; tiene conciencia de sí mismo, de sus semejantes, de su pasado y de las posibilidades de su futuro. Esa conciencia de sí mismo como una entidad separada, la conciencia de su breve lapso de vida, del hecho de que nace sin que intervenga su voluntad y ha de morir contra su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o estos antes que él, la conciencia de su soledad y su separatidad, de su desvalidez frente a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad, todo ello hace de su existencia separada y desunida una insoportable prisión. Se volvería loco si no pudiera liberarse de su prisión y extender la mano para unirse en una u otra forma con los demás hombres, con el mundo exterior." (El arte de amar, Erich Fromm)

Conversación entre el Pirata TAZ y la Princesa Wu Wei

- Me he caído de una escalera.
- ...
- Fui a una vía de tren más allá de su destino.
- ...
- ACME con un time lapse de la primavera en el pulso.
- ...
- No, me caí de la cinta de Moebius, me caí de la torre M-Mike (el nuevo balcón de Julieta), me caí de las nubes...
- ...
-  Agorafobia interior y claustrofobia exterior.
-...
-  Recorría el mundo con el corazón convertido en una antorcha que alumbraba las más siniestras noches.
- Tu corazón me hace cosquillas.

viernes, 22 de noviembre de 2013

EL ARQUETIPO DEL EMPERADOR O EL SENDERO DE HEI 5

Lo que no se  da, se pierde. 
Proverbio hindú



(Él y Ella están en lo alto de una cima. Las vistas son espectaculares y su voz suena con eco.)

ELLA
No se puede pedir nada más,
y, sin embargo, todo continúa.
Vivir es voluptuoso.

ÉL
Estamos cerca del cielo,
en el vértice del sí se puede. 
Hemos recorrido un largo camino
para gozar de esta cima,
¡cuántas veces la soñamos!
¡con cuánta esperanza y esfuerzo
aguardé este momento!


ELLA
Y, ahora, ¿qué hacemos?

ÉL
Contemplar el paisaje.
Contener la belleza
de este instante.
¿Creer que es nuestro
cuanto nos cabe dentro?

(Callan. Miran. Respiran.)

ELLA
Tengo vértigo.
No es nuestro.

ÉL
Desde aquí sólo puedo
caerme, abrazarte o volar.

ELLA
¡Qué alegría!
Pero falta algo más.

ÉL
Sólo tenemos aquello que nos falta.

ELLA
¿Saldré de este laberinto
si controlo la respiración?

ÉL
Respirar para salir del cuerpo,
trascender el espaciotiempo.


ELLA
Mantras piramidales:
¡Oh! ¡Cómo te admiro!

ÉL
No, no es eso.
No hay nada que conseguir
porque todo siempre estuvo allí.

ELLA
Rey de los reinos
que te reinan a ti.


(Aparece MARTE en una piedra rodando por la ladera).

MARTE
Poder constructor y posesivo que conserva, administra y gobierna. La conciencia colectiva de la iniciativa material. ¿Tenéis idea de continuidad? ¿Tenéis idea de mantener? El águila se eleva y transmuta sobre la materia.

ÉL
Polarizo con la Emperatriz, para no ser frío y estéril.

ELLA
Yo transformo la rutina en ritual.

MARTE
Alma bajo control y disciplina. Firmeza en la armonía.

ÉL-ELLA
La carne es el alma radical.



miércoles, 20 de noviembre de 2013

EL ARQUETIPO DE LA EMPERATRIZ O EL SENDERO DE DÁLET 4

Vivifícame según tu palabra.
Salmo 119


 

 (ÉL y ELLA hablan con un colador en forma de corazón  en la cabeza.)


ÉL
Tu belleza me abre la puerta del conocimiento.
¡Libérame!
O hazme tu esclavo.
In the Venusberg Tannhäuser
ELLA
Tu sexo sonríe en mi matriz.
Amanece en los valles. 
Usa mi luz, no te fíes de mi lámpara.



ÉL
Volamos con el viento
en tus cabellos.
En tus ojos, el cielo,
en tu boca, un volcán,
tu cuello es columna
de un templo:
tu pecho: curvatura del universo dual
¡ah!
Y una espiral en las caderas.

(Tu sangre es mi casa.
Pero la puerta es estrecha,
me hace sufrir y gozar...)

Dhāraṇā



ELLA
Tras cruzar ese umbral,
el amor destroza las leyes
con nudos de libertad.


ÉL
Vapor, exhalación, nube:
reinventas la sangre de mi madre
antes de que me naciera.

ELLA
El cielo rompió aguas.
Mi hijo eres tú
y tú eres su padre.
Yo te engendré hoy.

ÉL
Soy un niño en una puerta
giratoria,
que ha cruzado el umbral
de tu risa.
Quiero un caramelo.

ELLA
Música y misterio,
onomatopeya y metáfora.


ÉL
Toda una vida para celebrarte
jugando.

ELLA
Soy un géiser en tu alma.
Cuando empieces a aborrecer la intensidad,
me besarás para que calle.
Y entonces, hablarás tú,
a través de la quietud.

ÉL
Te acariciaré las manos
para que dejes de escribirnos.

ELLA
Diluviará en las llamas
de los éxtasis.
Dormiremos en los valles. 
ÉL
No dormiremos.
Soy el vehículo, no el viaje. 
Apéate en el silencio,
al final de nuestro encuentro. 
Pero antes:
dilata, forja, pule, sopla y extingue
la llama de este incendio:
es tu responsabilidad.

ELLA
Tus palabras son vasos de oro,
mi rostro resplandece 
al escucharlas. 

ÉL
De la luz que se condensa en tu carne,
¿podré alimentarme?

ELLA
Como de un tarro de miel.

ÉL
Sustancia dorada, milagro floral,
comerte nos sanará.

(Entra VENUS a través de una lágrima-semilla.)

VENUS
¡Cantad una porción! ¡Cantad una porción de todo cuanto sois! Con vuestra miel el amor se transforma en sabiduría. Despertar, retorno y regreso a la forma más bella posible. Mas prudencia y pureza al ofrecer el fruto: la materia es la manzana del espíritu. De lo contrario, el paraíso se transforma en una jaula de rutinas. ¡Volad con esa paloma! Paz, sentimientos elevados, belleza imaginativa: musa de artistas y enamorados. 

ÉL-ELLA
El amor me ha creado y, para agradecérselo, he creado al amor.

VENUS
Siempre seré el alvéolo secreto de un pequeño santuario que lleváis encima. 

ÉL-ELLA
¿Para qué?

VENUS
La llave del beso sólo te abre si hay un hueco en la cerradura. En sucesión de cumbres y de abismos, reencarno las caricias en la piel del cadáver que os resucita.

[Epílogo]

EL ARQUETIPO DE LA SACERDOTISA O EL SENDERO DE GUÍMEL 3

El Protagonismo del Vacío


OJO DERECHO
Éste es el recuerdo sin recuerdos, la fuerza que asoma detrás los propios ojos. Esos ojos primero dan mucho miedo. Después, hablan mirando.

OJO IZQUIERDO
Lloro la lágrima que alimenta este desierto.

OJO DERECHO
Grandes dosis de valor y valentía
hacen falta para cabalgar la vida.

OJO IZQUIERDO
Mira:



(Él y Ella están vestidos como tuaregs, y atraviesan el Sáhara-Sushumna sobre camellos.)

ÉL
Planta un grano de mostaza
en el campo magnético interior;
tu pecho de dunas es el césped
sobre el que se desnudan
los enamorados.

ELLA
Cosechar los frutos del cielo.
La confusión es previa a la fusión.

ÉL
El cielo te habita.

ELLA
Abismos polifónicos
en la eliminación de las respectivas sombras.


ÉL
Como en el ciclo respiratorio,
expiras: Big Bang,
inspiras: Bing Crunch.

ELLA
Entonces, mi cabeza
es la copa de un árbol
en la que se posan
pájaros angélicos.

ÉL
Beber de esa copa
es suicidarse con un beso.

ELLA
Busco, en las profundidades,
una raíz que abrace al Sol.

ÉL
Tu garganta es el puente
entre el silencio y el sonido.
Calla cantando.

ELLA
Presiento la contracción de las edades,
el silabario hecho de jadeos.
Canta callando.

ÉL
Así se tejió la red de luz orgiástica.
Pero cuánta sed:
infinito inasible, pre y postexistente.
Diluvios de yoes pretéritos
que estaban estancados en el oasis.

ELLA
Secar la espiditrompa poética.

ÉL
Regar el Jardín de la Nuez
con los secretos.

ELLA
Plagiar los versos que llora el mar evaporado.

ÉL
Y desde allí, triple salto mortal
para caer hacia arriba:
el Océano Violeta.

ELLA
Acuchillar al Tiempo
con el Desierto.

ÉL
Descubrir la Alegría
estrangulando al Tesoro
que tanto costó encontrar.
Renunciar al Oro
para convertirse en él.

ELLA
Descubrir los ejes siderales
que laten en el grano de mostaza.

ÉL
Abrir los ojos,
destapar los oídos.

ELLA
Encontrar la polla de Osiris
en la garganta de un pez discreto.

ÉL
Marcar un cerco geométrico:
un traje de Soledad Acompañada.

ELLA
Abrir palabras, quebrar verbos,
hacer zumos de abecedario.

ÉL
Desmayarse, evaporarse:
¡festejar el calvario! 

ELLA
Los párpados vuelan pestañeando
entre la ignorancia y la sabiduría,
estoy a oscuras:
disipo la ilusión de lo separado.


(ISIS entra llorando estrellas.)

ISIS
La sacerdotisa, la psíquica, la bruja: todas ellas se entregan en este arduo viaje hacia el No Sé Qué PARA QUE SU MISIÓN NO SE CONVIERTA EN SUMISIÓN. Hay tres Lunas: la negra, la blanca y la dorada, que son el faro y a la vez el templo donde se descansa en movimiento. Aurora boreal de fuerzas yin, clarividencia de madre de todos los seres. Ahora precisas la introspección para calmar el torrente de las emociones: percibe la música con los hilos del alma, sintonizan la melodía más adecuada. 

(ÉL-ELLA rasga el velo de Isis)

ÉL-ELLA
Cleopatra telépata, que la serpiente devore a la puta neurótica que fuimos. Soltemos la melena inconsciente, recojámonos en remolinos de noche y de imaginación.

ISIS
Quietud exterior, atención interior.

ÉL-ELLA
Paciencia, 
voluntad silenciosa, 
sabiduría, 
amor maduro.

ISIS
Atracción magnética
de la dualidad fecunda.

martes, 19 de noviembre de 2013

EL ARQUETIPO DEL MAGO O SENDERO DE BETH 2

 "Si tus actos superan tu conocimiento, tu conocimiento perdurará."




(Él y Ella charlan uno frente al otro, con un espejo redondo atado a la cara, que les hace de máscara.)



[Imagen de Chema Madoz]

ELLA
Beber yang por los cabellos
sorber luz intracapilar:
eso es una fotosíntesis en toda regla:
usted ha dejado de ser un animal
herido.
Abrazo a un árbol.

ÉL
Y usted liba yin
por las plantas de los pies.
(Abrazo a un árbol.)

ELLA
Si bailamos, nuestros labios
como el sello de Salomón.




ÉL
Si bailamos, como arriba es
abajo.




ELLA
Primero, habremos de llamar
al fuego y nos saldrá cola. 

ÉL
A continuación, navegaremos el agua del cielo
y tú tendrás miedo de ahogarte en el tsunami.

ELLA
Más tarde, pensaremos con la libertad del viento
y reiremos mucho.

ÉL
Pero sembraré tus lágrimas dichosas
en la tierra, y crecerá el menir de tu sombrero:
el paraíso.

ELLA
Luego vendrá el ourobouros,
florecerá lo espiral o curvo-recto.

ÉL
¿Suficiente?

ELLA
O demasiado.

(Entra Hermes a través de la pluma de un pájaro.)

HERMES
El mago coge uno de los sueños del loco y lo hace realidad.
Anota una lista con tus sueños y escoge uno. Hoy es un buen día para empezar a crear, con esfuerzo y autodisciplina, aquello que desde ahora permanecía invisible. En eso consiste la magia. Ideas persistentes que se hacen realidad. ¿ES LIMPIA Y CLARA TU VOLUNTAD?

ÉL
Fuego interior
Kundalini
Espíritu Santo
Tchi

ELLA
Arte
Amor
Sabiduría
Volar

ÉL
Inspiración.

ELLA
Co-creación.

(Se apaga la luz. Olor a incienso.)

lunes, 18 de noviembre de 2013

La hidra de Lerna


[Hércules y la Hidra de Lerna, Gustav Moreau]

Maté a tantos hombres y mujeres idiotas
que hollaban impacientes dentro de mí,
aguardando el clavo de Chéjov para colgar
su chaqueta, y gritar:
- ¡Eh, estoy aquí!
¡Mi presencia brilla más que el sol,
es más misteriosa que la luna,
más iridiscente que un alba de amantes!

Forniqué con esos seres mutilados,
mi alma los apalizaba
con presuntos credos de perfección,
el corazón decía:
- No es por allí, no es por allá,
eso no aún, eso no tampoco.
¡No, no, no, no!
¡Mátalos! ¡Corta todas sus cabezas!

Mi cuerpo poblado por una comunidad
borderline
que vampirizaba mi aliento
y enajenaba la bilis,
retorcí sus músculos
y vestí sus trajes
mientras gritaban:
- ¡Existo!¡Miradme!¡Parece que existo
y hago ruido, hago mucho ruido para existir
y acordarme de que existo
antes de morir!

Fui tantos seres estúpidos de cabezas monstruosas
en el athanor de la conciencia que hacía chup chup,


***a saber (la lista es tan interminable como la imbecilidad humana):
una vampiro que canta como Janis Joplin y escupe como Yoko Ono,
o el Capitán PollaGarfio, espléndido vanidoso guaperas
con sex appeal y poder adquisitivo, 
también fui un joven marica violado por una cuarentona,
un macho caliente que buscaba el vacío descargando semen
en bocas que oraban sexo,
una puta histérica que resbalaba por el tiempo y las braguetas
en busca del amor,
un solitario eremita que meditaba sobre su vacío 
a pesar de la polla saciada,
una diva inspiratriz de cuatro reinos cardinales
convocadora de TAZs y bacanales en plenilunio, 
una poeta remendona de versos
que destroza el viento...


Y cada vez, intentaba acercarme a algo
que fuera mejor que lo anterior,
más armónicamente definido,
amarrar aquellas cabezas y hacerlas Una
y que esa cabeza
estuviera más cerca del No Sé Qué
para reventar su boca, callarla con abismos,
precintarla en un poema Kalashnikov.

No sé cuántos cretinos blablean aún en mi pecho
en busca de un traje y de una personalidad,
buceo al Inconsciente Colectivo:
soy todos ellos,
los veo pasear por las calles y llenar mapamundis,
- cada cual en su proceso, de menos a más idiota-
y quizá, algún día,
seamos capaces de amarnos, todos juntos,
en la espada de Hércules.