jueves, 15 de noviembre de 2018

TECNOLOGÍA SOCIAL
(DIÁLOGO DE MONÓLOGOS)

Hoy he soñado que me iba de viaje
por una autopista galáctica,
donde el firmamento estaba de fondo
como una cortina
y de vez en cuando cruzabas
un arco del triunfo
gótico.

Al despertar,
me he preguntado
por qué
mis sueños son                                                     
tan evasivos.

Hoy la luna brilla mucho,
vuelvo a estar                        evasiva.

En realidad,
me interesan demasiado
muchas ideas y pocas cosas,

                         como el nacimiento de la primera bacteria,
el  fenómeno de la superluna,
cómo puedo superar

un duelo,

cómo es posible enamorarse de mil personas a la vez
y ser alguien Jimmy Hendrix o Madonna.

Necesito que las guerras terminen urgentemente,
necesito detener la claustrofobia
necesito orbitar sobre Saturno en unas cuantas lunas
necesito sostener el universo en una lengua poética
para estrellarme en todos nosotros, como Kamikaz,
como psicópata de realicidios,
destripando periódicos y reciclándolos en papel maché
construyendo las macabras autopistas hacia el cielo,
las que cantaron todos los músicos llorosos,
las que nos dejan soñar despiertos.

Amo a los marginados,
dejo que me besen la nuca
y ellos me dejan escribir poesía
en su cuerpo.

Vivo en un huerto eléctrico,
tengo el surrealismo pendiente de mí.

Los bosques del encéfalo
susurran en secreto:

dicen cosas acerca del WIFI DEL UNIVERSO

La comunicación
no violenta
el origen
de la neocivilización
(las otras no suponían alas aún)

Los gritos quieren ser llantos y despues gemidos.

El odio quiere convertirse en lucha, y después en baile.

La muerte quiere morirse en los labios que beben sedientos
el agua de todas las fuentes
de la Juventud.