miércoles, 5 de agosto de 2009

Fracasa mejor


[La vieja de los gatos, ese arquetipo universal]


Se ha instalado en el pueblo una vieja loca pordiosera que nunca pide limosna. Los niños dicen que bebe agua de la lluvia. Otros la han visto robando manzanas de los árboles y matando lagartijas a pedradas.

Una vez que ella dormía la siesta en un banco de la plaza del pueblo, me senté con un libro cerca de su sueño, y en cuanto le vi desperezarse, me acerqué con toda la educación que pude. Le ofrecí un cigarrillo que ella no supo rehusar, pues el vicio podía más que su orgullo, y mientras se lo prendía, entornó sus ojos hundidos y habló antes de que yo osara decirle nada.

- Te preguntas cómo diablos llega una a convertirse en una escoria humana, en una sabandija. Si prometes no darme consejos ni transmitirme tu asquerosa lástima, te explicaré la razón.

Asentí sin mediar palabra y me resigné a su olor repulsivo, sin importarme lo que pensaran los vecinos que me miraban al pasar con cara de extrañeza.

- Tú que me ves como una mendiga horrible, difícilmente creerás que hace años fui una mujer bella, inteligente, felizmente casada con un hombre apuesto y fiel. Lo tenía todo, y estaba acostumbrada a que todo el mundo me admirase o envidiase. Una vez perdí algo de todo aquello, y esa pérdida era tan pequeña que me sentí mediocre en el dolor. Y entonces decidí ser la mejor perdedora de todos los tiempos.

Hizo una pausa para ver el efecto que tenían en mí sus palabras de chiflada. Y luego, añadió:

- Mi secreto es el perverso placer que yo sentía después de cada pérdida.

12 comentarios:

Pedro dijo...

Caray. Estás que te sales.

tientaparedes dijo...

A la de Badalona la llamábamos Comegatos. Se ve que antes de la guerra había sido la reina de la belleza de la ciudad... Cuando murió, la policía entró en su casa y salieron un par de agentes vomitando por el asco que les produjo tanta mierda acumulada. La Comegatos, tan rechiflada y uraña ella, había acabado por hacer lo que casi todos en la ciudad quisiéramos hacer por lo menos una vez en la vida, eso es, joder a esos cabronazos.

Gemma dijo...

A eso los psycho lo llaman "goce" (ay, no puedo dejar de leer elucubraciones freudiano-lacanianas: eso también debe de ser "goce", :D).

Anónimo dijo...

La protagonista de este post sería digna de guión de película. ¿Te lo habías planteado?

Pedro dijo...

A lo mejor es como dice aquella canción..."sí, estoy loca, pero fue por amor".

Mónica González Caldeiro dijo...

Maga, ¿te acuerdas de Emilia, la diogenista de Valldonzella? Qué noche la de aquel día...

Tu poeta dijo...

Me gusta que sea tan orgullosa que ni siquiera pueda pedir limosna. Buen tanto para la galería del terror, y mucha alegoría.

Porque, ¿no podríamos acabar todos como la Comegatos?

Nada del Otro Mundo dijo...

¿Nunca os había contado que soy exactamente lo que describes pero en macho? La loca de los gatos todavía no ha sido superada por ningún hombre, y ese es mi objetivo.

Marçal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marçal dijo...

Jajaja buen reto Nada del Otro Mundo. ¿Viene de ahí ese disfraz de Arman? Por lo de recoger basurillas y esas cosas jajaja

nickmazziu dijo...

Muchas veces vemos situaciones de esta índole y nos vemos a salvo. Aunque yo creo que esta mujer, ha matado pocas lagartijas, ya que sabe lo cara y lo que cuesta mantener esta vida.

un beso Maga!

Gloria dijo...

Soy la perdedora nº 2 desde hoy. Te invito a que veas mi "Losers are winning"