lunes, 31 de mayo de 2010

¿Gritos susurrados?

Tengo la necesidad de decir algo ahora mismo. Se parece a un grito que desea ser susurrado y acepta esa contradicción.

Sí, era el título de una película de Bergman...

3 comentarios:

nickmazziu dijo...

vaya escotako! jajaja

Víctor dijo...

Bergman era una especie de ser superior. El Schopenhauer del cine. Frio, turbador. Nunca te deja indiferente, el muy cabrón. Mi favorita es El Séptimo Sello. Obra cumbre. Aunque depués de cada sesión de Bergman mi médico me ha prescrito tres comedias de los Marx.

Maga Despistada dijo...

Víctor, a mí me pasaba lo mismo leyendo a los estoicos. Por cada Séneca, tres Lucianos de Samosata ;)