lunes, 31 de enero de 2011

Rallarse también puede conducir a la iluminación


[Mona Hatoum, Paravent]


Los límites y las reglas dan un sabor más creativo a la libertad.

Ayer, mientras terminaba un capítulo breve e intenso de la historia de la vida, entré un momento en el baño de un bar y me miré al espejo. Al salir, mi acompañante me preguntó si me había metido un par de rayas de speed porque vio cómo mi nivel energético se había incrementado.

¿Qué sucedió en medio minuto? ¿Bipolaridad intensificada?

Esta es la fórmula del hechizo:

Nuestro cuerpo, que a veces parece una cárcel del espíritu plagada de necesidades monstruosas (oxígeno, comida, caricias...), puede convertirse en un templo si le damos las gracias de vez en cuando. Así lo hacen los actores sionistas que, como parte de su formación, llevan un espejito de mano en el bolsillo y, cada vez que se miran en él, dicen algo así como:

- ¡Gracias, cuerpo! ¡Eres un vehículo fascinante!

Una vez, Mona Hatoum grabó en un espejo la frase: "You're still here" y la puso en un museo.

¡Eureka! Estamos vivos y, pase lo que pase, la tristeza no existe a nivel subatómico.

... ¿qué misteriosa aventura viviremos ahora mismo?¿Y si nos anclamos en el presente y sonreímos como premisa a cualquier cosa y damos gracias al cuerpo que nos ha tocado como vehículo? Y luego, jajaja:

- Por chiripa, tengo un Jaguar.




Decirse eso a uno mismo hace que te piropeen por la calle.

6 comentarios:

alguienquetequiere dijo...

Doy fe de ese Jaguar, querida :-) Nunca subestimes tu fuerza increíble.

Bestward Ho! dijo...

Si tu cuerpo es un jaguar, tu imaginación es un transbordador espacial (querida). Follarse a las mentes mola más, deshinibe la lujuria y al envejecer mejora. Sé bien lo que da de sí un jaguar bien conducido :P

Maga Despistada dijo...

Escribiré posts melancólicos más a menudo; no conozco a los portadores de los comentarios, pero brindo por ellos aquí mismo y les prometo viajes intergalácticos porque la imaginación es mi droga natural más preciada!

Nada del Otro Mundo dijo...

¿y el acompañante no se te comió a mordiscos?

Bestward Ho! dijo...

És clar que saps qui sóc, bandarra. (Veig que no hi ha manera de treure't aquest plasta de sobre, ja comença a fer mitja por i tot la fixació que té amb tu... :/)

Maga Despistada dijo...

Ok, Bestward Ho! Només en conec un que em digui "bandarra"! I, bé, el senyor Nada cada cop està més boig i perillós, fa mitja por, com tu dius :-)