martes, 16 de febrero de 2010

El enigma del pistacho


¿Por qué te pedía pistachos cuando estaba preñada y tú corriste ipsofacto y era domingo y todas las tiendas cerradas y tú eras alérgico al pistacho?

El mismo ente disuelto en salivas distintas puede generar descensos al infierno y voluptuosidades del paraíso.

2 comentarios:

Marçal Font dijo...

Mmmm... con lo buenos que están los pistachos... y tú cuando los comes.

Pedro dijo...

"El mismo ente disuelto en salivas distintas puede generar descensos al infierno y voluptuosidades del paraíso."


Pues vaya con los pistachos. ¿Porque hablabas de pistachos, no?