martes, 23 de noviembre de 2010

Los cien maestros del vuelo

Horas y horas caída en un libro, en el regazo de una silla de mimbre, suave soledad acariciadora, lejos de los malditos juicios y su distorsión del mundo; respiro que existo y me conmuevo. El silencio, la ceguera del oído, me hace escuchar la dulce miel de los propios pensamientos. Ahora tengo la mente clara. Me aclaro. ¿Qué deseo, qué espero? Pensar en ti como en un punto jerárquico de las cosas es absurdo. Poseer es absurdo. Sólo contemplo con ojos de sonámbula. Nada en mano, ciento volando en plácido vuelo. ¡Qué tremulo sentimiento ante la fragilidad, la finitud, de lo que ahora palpita tímidamente! Me fusiono con el aire como si él me respirase a mí y no al revés.

Converso mentalmente con las virtudes de la vejez. ¡Mi llama, ya no me quemo por dentro, sólo soy un tibio calefactor!
Cien pájaros volando. Ellos me llaman con su canto. No quiero cogerlos. Quiero que me enseñen a volar.

5 comentarios:

Pablo Jauralde Pou dijo...

Sigues teniendo la plenitud, sea como sea, María, en algún lado, María; y en tu caso, tener esa sensación de plenitud, ¡no sabes cómo reconforta! Esta vez no he podido leerte sin comentario.
Muchos muchos besos y abrazos.

Anónimo dijo...

me gustaria que pusieras un link mio en tu blog y yo podria poner un link tuyo en el mio si te parese consejosocial@hotmail.com
http://pensadorcansado.blogspot.com/

usuario dijo...

perdon consejosocial91@hotmail.com

Maga Despistada dijo...

Pablo, gracias por tu comentario. Estar lleno o vacío forman parte del ciclo del agua; búsqueda-plenitud, búsqueda-plenitud... Seguimos vivos y en esa conciencia, sobre ese clavo ardiento, sostiene su pie la bailarina.

la sombra del felino. dijo...

que bonito texto Maga... hacia tiempo que no visitaba tu blog.

saludos!!!!