martes, 2 de noviembre de 2010

El Monstruo que te quita lo bailao (I)




Hay una expresión que, a fuerza de repetirse, engendró un Golem al respecto. Esa frase hecha, utilizada por la facción más alegre de la población desde mediados del siglo XX, aparece al final de un tango de Julio Sosa (véase arriba):
- ¡Que me quiten lo bailao!
Seguramente ustedes la han oído mil veces, en boca del golfo báquico que no sigue prescripciones médicas, o de la sesentona reumática que ha follado mucho, o del aventurero que viajó a cuarenta países antes de hacerse funcionario, o del estudiante cateador adepto a las fiestas de Erasmus. Esa expresión no sale en el Correas; la han atribuido a un afamado bailarín de tangos, Juan Carlos Copes, nacido en 1931. Significa que nadie puede quitarte el goce vivido, por muy adverso que sea el presente.
Sin embargo, en los días más soleados del mundo, pasea el Monstruo que te quita lo bailao. Es grande y negro, parece un oso sin nariz, escupe baba del Leteo para que olvides la felicidad y la conviertas en un sosoaséptico seguir vivo por seguir vivo. Convierte los jardines en eriales y, lo peor de todo, es que engrisece a las personas haciéndoles olvidar que hubo un tiempo en el que fueron de colores.
Su manera de operar es similar a la de los grandes carteristas. Finge toparse contigo en cualquier lugar y, cuando se aleja, el amor de tu vida te saluda sin magia en un mundo envejecido.

5 comentarios:

noesmivida@hotmail.com dijo...

y a mi que me dio pena el pobre monstruo que necesita lo bailao por los demás para vivir ...

Marçal Font dijo...

No subestimes la magia ;-)

Víctor dijo...

¡Así es, oh, maga! La vida es un tanguito: Primero colores mágicos, como en los desnudos de Bonnard, luego baile a media luz, rumores de milonga y el día menos pensao CHIM-PÓN.

nickmazziu dijo...

Como diría Iron Maiden, Run to the Hills!! Hay que ir a buscar la ola coño! jajaja. Un besazo Maga!

Fernando Sánchez dijo...

Resolución del conocidísimo problema psicomatemático: ¿la botella está medio llena o medio vacía? Es bien simple: si tenía la botella bien llenita y me quitan parte de lo que había dentro evidentemente queda medio vacía. Pero ahora imaginemos que tomamos una botella nueva y vacía. Cualquier cosa que vaya cayendo dentro hará que ésta vaya estando medio llena.
Es otra etapa, Maga, otra botella que más tarde o más temprano se irá llenando. Un beso.