martes, 22 de febrero de 2011

La Musa de fuego

Me acuesto a las tres y me despierto a las seis. A las siete salgo de la cama. Ni pizca de sueño. He vivido trescientos años en tres horas. La Musa de fuego de Shakespeare me ha besado mientras dormía y me ha sugerido que empiece el día rezando a la belleza inimaginable.

Oh, Musa de fuego,
invoco a esas fuerzas superiores que no comprendo,
invoco a esas galaxias que humean mundos con su respiración,
a los gurús que dormitan en la sabia atemporalidad y el inespacio
y que desfasan la velocidad de la luz, y penetran con su telepatía
en las costillas de los átomos;
invoco a las conciencias que vuelan como mariposas de fuego
y que desprenden de sus alas el amor como un polen,
invoco a la maravilla para que polinice mis paisajes sinápticos.

¡Musa de fuego,
invoco a la belleza inimaginable para que me secuestre y pueda escribirla mientras bailamos!

4 comentarios:

Precesión del perihelio dijo...

¡Ah, el plexo solar!

Maga Despistada dijo...

Sí, el "pecho florido" del que habla Juan de la Cruz :-)

¡Comentario bonito!

lily dijo...

pretty good post. I lawful stumbled upon your blog and wanted to command that I get really enjoyed reading your blog posts. Any condition I’ ll be subscribing to your maintain and I hope you despatch again soon cheap mobile phone.

lily dijo...

I get much in your theme really alissa milano thank your very much i will come every day