miércoles, 25 de febrero de 2009

Vida laboral


Casi siempre yo te llamaba, y tú venías.
Yo te buscaba, cuando dolía vivir un poco.

Al amanecer tú en mi visión,
surgías de un ángulo de la tierra,
y la vieja incertidumbre,
esa desdentada solterona,
reía a carcajada limpia.

Pero hoy no vienes.
Estás metido en la jaula del trabajo
y yo he de ir a pagar el alquiler.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Si uno se parara a pensar en lo inútil que es trabajar como planteamiento de vida, sin más luces, como si se tuviera que esconder el vértigo de enfrentarse a una existencia absurda, ¿viviríamos de otra manera? ¿Para qué sirve el trabajo más allá de un techo y plato de comida en la mesa?¿Y lo demás?¿Para qué mantenerse vivo si esa intensidad de la que hablaba Lluís no existe?

Nada del Otro Mundo dijo...

Esa intensidad sí existe si sabes cómo fabricarla. El trabajo, desde tiempos inmemoriales, es una tortura. Por eso yo soy asceta a media jornada.

Mawwulisa dijo...

El trabajo es mejor
que el mal ocio empleado en el vicio.
Dime tú, vida, ¡oh suplicio!
qué hice yo,
en el tiempo en el que dejé mi tarea,
si no apartarme de las buenas obras,
acercarme a las noches en vela,
sin vela ni sombra,
sin pena ni gloria,
para, inútilmente,
ver como llega el final.
Y la zozobra.

nickmazziu dijo...

Quizá a veces se es más libre trabajando que somiant truites, porque valoras más el tiempo libre con los que quieres y no puedes ver, porque valoras el dinero que ganas para invertirlo en lo que quieres y necesitas, porque luchas por lo que quieres para tener un futuro económico mejor y con la experiencia a trabajar menos y cobrar más!. Sí, un trabajo no es más que un intento por pagar un plato de comida y algo más, pero también evita muchas situaciones sociales, te integras en un eslabón social de progreso, aprendes que es una explotación y que es un bien social. Auque enriqueces a unos pocos, das y recibes un poco de pan dentro de una cadena de muchas familias. Busquemos el consumo y el trabajo sostenible.

Un mudo titubeante dijo...

Muy cierto. El tobillo me sangra y la mano me arde. Tengo sueño. Buenas noches.

Tu poeta dijo...

Al final no hay nada como un buen trabajo creativo...

Tu poeta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tientaparedes dijo...

Ya ya ya... os dan 1 millón de euros (por decir algo) y a ver quién es el guapo que trabaja...
Trabajar no dignifica. Trabajar es un timo que sufrimos algunos. ¿Sabeis que el 90% del movimiento económico global responde a las finanzas y sólo el 10% responde al trabajo? Si fuera repartido el tema yo creo que trabajaríamos una hora y media al día cada uno y ganaríamos más.
Y por supuesto, estar sin hacer nada no es el contrario de trabajar. ¿O volvemos a la ley de vagos y maleantes?

tientaparedes dijo...

¡SIN OCIO NO HAY ARTE!

LILITH dijo...

observo una llamada sin respuesta, el "yo" llama y el "otro" no viene, es triste...