martes, 7 de abril de 2009

La puerta en el muro


[Banksy sobre el muro de Gaza]


Existe esa vieja historia que cuenta H.G.Wells:


"¿Cómo explicarte? Apenas estuvo la puerta cerrada a mi espalda, olvidé el camino con las hojas caídas de los castaños, los coches de alquiler y los carros de los mercaderes; olvidé esa especie de atracción gravitatoria que me ceñía a la disciplina y la obediencia en casa de mi padre: olvidé todas las dudas y temores, olvidé la discreción, olvidé todas las íntimas realidades de esta vida. En un instante me convertí en un niño feliz, maravillosamente feliz en otro mundo. Era un mundo diferente, con una luz más tibia, penetrante y suave; con una tenue y clara alegría en el aire; con hebras de nubes acariciadas por el sol en lo azul del cielo. Y ante mí se extendía acogedoramente ese camino largo y ancho, con canteros sin malezas a ambos lados, donde esplendían flores que nadie cuidaba y jugaban aquellas dos grandes panteras. Sin temor puse las manos sobre su pelaje suave, acaricié sus orejas redondas y los sensitivos pliegues debajo de sus orejas, y jugué con ellas, y era como si me diesen la bienvenida a mi hogar. Esta sensación de retorno al hogar era muy aguda."

[Fragmento de La puerta en el muro, de H. G. Wells]

2 comentarios:

Maga Despistada dijo...

Vale, sé que es un post demasiado largo, pero recomiendo fervientemente la lectura de este cuento de H.G.Wells, completo en la web: http://literatura.itematika.com/libro/318/la-puerta-en-el-muro.html

Imprimidlo, que leer del ordeniki daña la vista. Y quien tenga e-book que me diga qué tal la tinta digital.

Anónimo dijo...

Maga, a veces te leemos y no tenemos nada qué decir. Aunque tranquila, este viejo anónimo lobo de mar procurará decirte cosas para que no te creas sola y paranoica.

El cuento es genial, me ha hecho pensar mucho. La edición del link que pasas tiene muchas erratas, sin embargo, pero entiendo que es la que hay disponible en la red.