lunes, 30 de septiembre de 2013

Carta a la Humanidad de dos puntos que se encuentran y que arman una TAZ

(Texto co-creado con Il muso, canalización )
Esto es tan difícil de explicar por aquí como jugar a ser el Oráculo de Delfos.
Subidón místico al volante de un teclado:
1. Abro un archivo paralelo de word.
2. Te retransmito en directo los vapores de un Ajna regodeante en pleno trance chamánico.
Pero, para que no te aburras, puedo retransmitir sobre nosotros dos a la vez, sobre la melodía que tocamos juntos (esa mezcla de silencios parlanchines con soliloquios).
Según se me comunica a la antena, usted y yo tenemos un compromiso de TAZ, de materializar TAZs, y por ello, vamos a desarrollar una relación TAZ. Eso, ¿qué significa?
1. Una relación parecida a la que tendrían dos piratas, dos cazadores-recolectores, dos jipis en Woodstock del 69, dos monjes zen, dos extáticos en una fiesta, dos brujos, dos iluminados, dos tú y yo, dos túes, dos yoes, dos todos y nadas, ¡dos, uno, cero!
(como reflejo de esa idea simbólica, hoy me encontré un demonio de TAZmania).
2. Fusionaremos la mente y el cuerpo. Tú eres elemento fuego, eso significa energía kundalini, sexualidad y creatividad a full. Yo soy elemento agua, eso es, emociones, símbolos, poesía, blablablá.
Mejor dicho, somos bombas creativas.
Por ese motivo, segregamos feromonas cuando nos encontramos, y otras feromonas viajeras que hacen que nos escribamos con intensidad, a pesar de que no esté el cuerpo físico como reclamo.
"Nos llamamos la atención"
Es interesante que te escriba esto en trance porque así queda un testimonio escrito.
Me vienen mensajes.
El primero es lo que ya sabíamos, estamos jugando a algo que tiene un final muy, pero que muy feliz.
Jugar es gozoso.
Todo eso debería convertir todos los dolores de la tierra en una mentira de maya.
La vida no es sufrimiento.
El sufrimiento es la ignorancia: la negación de nuestros bienes, de nuestra creatividad...
El sufrimiento es una creación artística que tú has decidido interpretar porque todo queda así más guay en la peli.
(Es difícil ser intérprete de cuanto me llega, es algo así como telepático)
De hecho, la telepatía existe mucho.
A veces, creemos que pensamos nosotros, eso que llamamos yo,
pero somos una danza de fluidos emocionales, energéticos, creativos, luminosos, eléctricos, autoconscientes...
O sea, que entre tú y yo hay una danza ahora mismo.
Sólo somos esa danza.
O... ¿Alguna vez has pensado que el símbolo del infinito es el movimiento de dos puntos en una danza?

domingo, 29 de septiembre de 2013

Pececillo de Plata








(Hoy he recuperado este cuento que escribí con quince años. Mis hermanos se acordarán...)

PECECILLO DE PLATA : Insecto del o. tisanuros, de pequeño tamaño -máximo 3 cm. de longitud-, antenas largas, sin ojos, dos  cercos caudales y un filamento terminal articulado. Su color es plateado, no sufren metamorfosis y se desplazan con rapidez. La  especie más característica es “Lepisma saccharina” que se alimenta de papel .



En medio de la oscuridad, por casualidad, se encontraron.

Ella creyó que era testigo de una visión y que, al despertar, él desaparecería. Pero, inmóvil, le esperaba.

El forastero, invadiendo dos centímetros de una de las cuatro paredes de su guarida, rompió el silencio:


-¡Demasiado repugnante! Con creces sé que pensaste: “cada vez que contemplo el escurridizo extraño, quisiera machacarlo con un mortero”.

Ella arqueó las cejas.

- Yo no lo sé. Soy…desdichada por mi ignorancia. Ocupo mis horas pensando sobre mi alma.

-¿Quieres explicarte?

- No te molestes, no necesito que me comprendas. En cualquier instante podría fumigarte, mi piedad no afecta a los invertebrados errantes. ¡Lejos de aquí! ¡No puedo reprimir una innata violencia al constatar tu presencia! ¡Que te piso!

Pero “Pececillo de Plata” se había esfumado entre las brechas gastronómicas de la enciclopedia, renegando sobre la naturaleza de su lamentable estado y el poco éxito de sus argumentos.

“Desgraciado soy y me resiento…
¡Prueba a volar sin viento!

Ella es variable como la Luna
¿Quién puede alcanzar su fortuna?

Sólo se estremecería ante lo humano.
¿Por qué sonríe cuando yo le hablo?
 Ciertamente… ¡Loca está!”

“Lepisma saccharina”, que así se llamaba el quejumbroso animal, decidió olvidarla. Cenó las palabras  AMOR y ACONDOPLASTIA. Sin embargo, reprimiendo sus necesidades físicas, no sin cierto interés, empezó a acariciar las letras impresas  con sus sensibles antenas. Él mismo se sorprendía de que su principal fuente de alimento enriqueciera además su intelecto. Esa era una de las razones por las que se encontraba allí, merodeando por la paradisiaca biblioteca que albergaba la muchacha. El Edén eran aquellos libros infinitos y polvorientos, que habían forjado los preciados sueños de ella y el alimento de él. Ya que, pese a odiarse bestialmente, hasta el punto de que le insecto transmitía infecciones a la joven cuando enfurecía y ésta a su vez le amenazaba con aplastarle contra el suelo, ambos estaban solos en esta vida y, dentro de sus rarezas, se escuchaban y comprendían.

Tras el empalagoso manjar, el insecto todavía dudaba.
“¿Debo estudiar?- pensaba -. ¿Debo saciarme de historias y cuentos, reprimiendo mi extremada gula?”
Materialismo y devoción se debatían en un torrente de maniqueísmo. El dilema se dividía en dos extremos: ¿vicio o espiritualidad?

“Soy un horrendo bicho. Nunca conseguiré nada, no alcanzaré mis metas porque nací siendo pequeño. Ni siquiera me otorgaron alas. Mis ojos están sepultados. ¿Cómo será el ocaso? Sólo me valgo de unas largas antenas que me desvelan la simbología de las letras profundamente escritas sobre  el papel.¿Para qué iba a buscar nada? ¿Para que una niña insoportable me demande?”

Mientras discurría acerca de un posible descubrimiento, notó un suave roce con la punta de sus antenas. Éstas primero se retrajeron, espantadas por la desconocida sensación. Al tiempo comprobó que se trataba de la misteriosa voz de la muchacha.

-¿Me perdonas? No debí ahuyentarte, debí captar la fragilidad de tus sentimientos. Ruego que me disculpes…- Él dibujaba resignación. No contestó. Aguardó a que ella continuase.- No sé de donde procede, mi mente no quiere asimilar…pero, haces regresar a mí una extraña preocupación.

- Tal vez esa preocupación sea una pregunta sin respuesta - contestó él.- He viajado mucho. Ahora estoy aquí, pero no tienes ni idea de cuánto suelo he recorrido. He vagabundeado entre el asfalto buscando algo que siempre estuvo en mí. He conversado con mi propia sombra para encontrar una sola señal que alivie mi desesperación. Y ahora, vienes tú y me restriegas tu superioridad. Primero me amenazas y ahora me esclavizas. Me llamas insecto, ¿y tú que eres? Permaneces invisible mientras ves pasar a los demás. Espectadora, no te comprometes.

Ella no le dejó terminar. Extrajo el poco odio que le quedaba e intercedió apuntando con la bota de su pie izquierdo.

Qui-romàntica



J'habite dans l'oubli de mes métamorphoses.
PAUL ÉLUARD

Dits espatulats, polze superb i hipertrofiat, línia de la vida massa curta, mont de Venus sòlid, ungles amb les llunes dibuixades. El Foll es lleva del llit mentre la neu cau com botxins de paper esmicolat. Calça les botes viatgeres, arrossega els seus ulls lapislàtzuli fins la porta i surt vers el fred. A l'exterior, fa dues passes, rellisca i cau dins d'un bassal negre. Ningú li presta un paraigües. Ningú li pregunta si s'ha fet mal. Continua nevant, i s'incorpora. A les butxaques, només porta dos forats i un imperdible.
            Encen una cigarreta i calcula el pes del fum: és una respiració densa. El Mag s'allunya un carrer, dos. Arriba a l'estació de tren i no paga el bitllet: se'l troba. El trajecte dura un quart d'hora. Descarrega el seu cos en una parada solitària. Hi ha murs plens de pintades urbanes i, més enllà, el mar. La sal es barreja amb la neu.
            Seu a la sorra. Crida a les ones del mar com un pastor a les seves ovelles. Elles s'aproximen i la llana del seu llom es vessa sota els peus de la Sacerdotessa. Treu de la motxil·la un llibre. Llegeix. La serenitat i l'estatisme li proporcionen una satisfacció secreta. Roman immersa en el paissatge. De sobte, una vellesa centenària la copsa i li crea un neguit. Tot just, abandona la platja i camina solitària pels carrers.
            Dins d'un aparador veu una gavardina de color negre brillant. Calia assolir la feminitat eficaç, enlluernadora: la corva precissa, el bàcul i la mirada seductora. L'Emperadriu  somriu en la seva bellesa enigmàtica. Ha parat de ploure. Verifica la tersor dels seus pits i treu un mirallet de la bossa de mà. Es repassa amb elegància la pintura dels ulls. De sobte, se sent tan poderosa que una lluentor supèrbia li raja del rostre.
            Pregunta el preu i paga. L'Emperador estrena la peça de roba i camina aristocràticament vers un restaurant car. Demana el menú i menja una parrillada de carn. Però llavors, la seva virilitat es marceix i esdevé d' una profunditat rotunda. Un cambrer se li acosta i li pregunta si és ell el famós i debutant actor de cinema. El Sum Sacerdot signa un autògraf en un tovalló de paper.  Dejuna el segon plat i sent la buidor del poderós.
            Surt del local. Mira el cel i pensa:
- Cerco la meuca que va enamorar-se del místic.
            Divisa un quiosc, s'aproxima i compra un diari. Fulleja la secció de contactes. Li sorpren un anunci fora de lloc:

"Lulú crema dimonis amb la seva veu d'Afrodita.
Truca-la. 666557297."

            La truca. Els Enamorats parlen en un llenguatge cabalístic. Diuen:
-  T'he trucat perquè vull patir la paradoxa.
- Llavors, has de tocar-me.
- T'he trucat perquè la fletxa marcava camins massa rectes i jo volia camins corbs.
- Llavors, has de tocar-me.
- T'he trucat perquè he de viatjar a través d'un cos modelat pel vent i per la fúria.
- Llavors, has de tocar-me.
            S'imanten. Es toquen.  En un bordell, les parets del qual no són fixes. Diapositives de l'Àfrica tenyeixen etèriament la seva anatomia. Esclaten. El Carro s'esbroca i cada cavall  mira cap a un pol distint. L'àuriga de Plató descarrila: la Raó diu no, el Desig, . La Força els allibera del dubte: almenys ambdós guanyen un orgasme. Els cossos harmonitzats s'obliden de les seves metamorfosis, submergits en un triangle equilàter.
            Després de la petita mort, l’Ermità surt del bordell i camina decalç cap a una cova.  Per la nit, la Roda de la Fortuna entra a dins amb un lladre que li roba tot el que té.

***

La Justícia potser era la més rara. Ho havia pensat tantes nits. Dits cònics, una illa a la línia del Foc, rajos transversals i el solc de la intuïció a la mà esquerra. 
Tot començà quan el  Penjat va arrencar un botxí de paper d'una llibreta vella i proletària, i amb un bolígraf atzarós va escriure un desig impàvid. Acte seguit, la Mort acollí la petició entre els sostens acotxats, a la vora del cor, que tatuava unívocament ritmes ansiosos i ferèstecs. Si els seus poders eren efectius: només calia gronxar-se sobre l'hamaca del temps amb l'esguard tebi i parsimoniós.
Quan anava sola als boscos i dormia entre el fullam, era Templança. Quan anava sola al mar i es despullava i plorava dins l'aigua. Quan anava sola arreu, a la vora d'un llibre, a la vora d'un quadre, a la vora d'un so. Fugia dels crits del pare i trepitjava les llibreries, els parcs, els bars plens de perduts com ella. Escrivia la llista dels seus germans:

            El penjat
El luxuriós.
                El ludòpata
                El malalt
El captaire.
                El boig
                Fanàtics.
                Fanàtics.
                Fanàtics.
 (Foto d'Il Ruh)
            Eren els bruts. S'havia alimentat d'ells. Havia integrat el Diable a la seva vida. Els seus malucs eren les borratxeres dels homes que havien comprat la cervesa del pare. Crescuda pels vicis. Els seus pits provenien dels prostíbuls i dels bingos. Havia nascut dins la Torre i dins la turbulència havia cercat el seu ordre.
            (És proscrita. La més trista. Udolava a les vies de l'estació de tren. Feia cercles de guix al terra durant els dies de lluna plena. Formulava un desig i plorava. Després, no podia. Era dolenta i salvatge. Malenconiosa. Mentidera.)
            Però l’Estrella s'apropa o el troba. Ell diu: "Malaka."
Riuen. Es besen als llavis. Es despullen en penombra. El món és un ritme, i el cor és un ritme. Ballen. Respiracions sincronitzades. És un plaer corb, desconegut. El fum de l'opi dibuixa somriures blancs. Ell la mira amb ulls lapislàtzuli. La Lluna el mira amb llum platejada. Pura, de sobte. Innocent, de sobte. Escolta:
- A la comisura dels llavis, una mica a la esquerra.
Ho fa.
- Traga't el fum.
Viatja. És Sol .
            Però el primer divendres de març,  el Judici l'exilia, sense deixar ni tan sols la petjada. El seu rostre s'arruga com l'escorça dels roures i la llum tèbia d'un petit fanal el guia pel foscam. Les túniques de la saviesa  se li enreden als peus. Cerca la serenitat. De nou, seu a la sorra i contempla la Mediterrània.
Un remolí de sal i una cançó de King Crimson activen de nou el Món. Llavors la vida sembla una ludopatia. No obstant això, el Foll pren la decisió de reemprendre la passejada. Travessa la platja i arriba a les roques. Dansa sobre elles. I cau en la màgia d’una altra història.          

CARTA DE LA MUSA A UN EXCRITOR



(Este poema es fruto de un juego con Cotén Bustillo. Está ilustrado por Éder Hernández, un artista de seis años. Está dedicado al éxtasis de experimentar lo extremo.)

Ex amante extraterrestre,
extraordinario excritor:

Experiméntame hasta la extenuación.
Extenúate en la experiencia.
Expira el éxito exaltado.
Extíngueme extendiéndote.
Extiéndeme extiguiéndote.
Extráeme ex nihil.
 
Ex amante extraterrestre,
extraordinario excritor:

Extravíame expresándote.
Exprésame extraviándote.
Excava en las exclamaciones.
Exclámame con excrementos.
Exígeme existir.
Exhala un ex abrupto.
 
Ex amante extraterrestre,
extraordinario excritor:

Explórame excitándote.
Excítame explorándote.
Extiende lo excluido.
Excluye lo extendido. 
Extrema la extravagancia.  
¡Exime el exhibicionismo!


Ex amante extraterrestre,
extraordinario excritor:

Exceptúa la exageración.
Exagera la exaltación.
Exáltame en exordios                                   (excritos con hexámetros)
Expía la excelencia.
Exclaustra la excepción,
¡Excúsame!

¡Eh, X!
¡Te extraño!
¡Exorcízame de ti!        
                                                       
El sexo se excita en el éxtasis.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Herbofilia



Estoy enamorada de ti,  roble altivo. Tú no lo sabes. Quizá pienses que me desnudo y te abrazo por inercia, que te lamo porque metiendo mi lengua entre tus pequeñas ranuras puedo distinguir algún tipo de sabor nutritivo y placentero, que sí lo tienes, amor mío, tibia azúcar amarga, me emborrachas  al tacto …¡oh, árbol ingenuo!

Me impresionó tu insistencia, árbol, tu calma…Yo siempre voy de acá para allá, como si mis pies funcionaran con un motor. Mi mundo está también motorizado: los ciudadanos nos entendemos en el idioma de la prisa y nuestro corazón parece latir al son del tic tac de un reloj puesto de moda.
Tú, en cambio, eres el ser más hermoso del planeta, y tus raíces penetran (¡oh, quién fuese penetrada por tus raíces!) en una tierra íntima y salvaje, sin asfaltar, descansas sobre un lecho forrado de hojas dentadas y yo te miro mientras duermes y quiero hacerte el amor; así, despacio, con los ojos entreabiertos, y estrecharte, comprimir, restregar mis senos y acariciar tu gruesa piel con mis pezones.
Apenas meces tus ramas cuando un río de aire te atraviesa; así bailas, inmóvil, y creo que lo haces para dar una golosina a mis ojos  Y nunca replicas: a ti te gusta escuchar ininterrumpidamente, y cuando anhelas hablar no usas palabras: son demasiado poco para lo que tú sientes. Querrías estrenarlas, y calzártelas a tu medida, por eso  simplemente transformas la luz en oxígeno, haciendo que los demás las respiren.
Ojalá, ojalá esa ramita que asoma a la altura de mis caderas pudiese desgarrarme por dentro y fecundar esta tierra que llevo, este puñado de sueños y maternidad que se humedece después de ver cómo me dedicas una aparatosa reverencia cada vez que me ves subir con los brazos abiertos. ¡Ay, si fueses un hombre! ¡Y caminaras, y me dieras la mano en mis viajes, y me susurrases una razón de vida cuando me siento sola, entre millones, pero sola, y con miedo a morir como lo hace un insecto pisado en el camino! 
Oh tú, el único paisaje de mi vida, el único paisaje de mi vida…

martes, 24 de septiembre de 2013

El sueño de la cima subterránea



- ¿Por qué tendría que perseguir algo todo el rato? ¿Hasta cuándo la ambición de otro objetivo, y de otro tesoro, y de otro laberinto? ¿Por qué no dedicarme simplemente a ser, a tener conciencia de que existo y de que existe un mundo entero danzando para mí en creación?
- Eres idiota, Sísifo. - respondió la piedra.- Sígueme cargando hasta la cima. De lo contrario, morirás.
- ¿Y no me iba a morir de todos modos?
- Sí, pero olvídalo enseguida. Llénate de ruido y fabrícate otro alzhéimer. Te olvidarás de la muerte cargando ese vacío. Y, si cabe, sáciate con la ilusión del amor.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Al cowboy de medianoche (poema para enamorarse, dedicado a Luis Ma y a Sasha ****)




Al Cowboy de medianoche
 

Venían de camino, y presentía que serían futuros amigos :-D: "El caso es que llevo un tiempo en una relación. Al comienzo de la misma, mi compañera me preguntó algo así como que es lo más tierno que te gustaría que te dijera una mujer. Y yo le contesté que no se me ocurría nada mejor que tu poema de "Al Cowboy de Medianoche" Se lo pasé y le encantó."



Dedico este poema a Luis Ma y a Sasha. 
Gracias por vuestro entusiasmo, el fuego lector prende la dinamita poética. 
 

Camino sobre la ciudad destruida,
bajo esos edificios que trituran el cielo
y la mirada engreída de los poderosos.
Todo se acaba, Joe.
pero te deseo.

¿Cómo nos salvaremos?
Los billetes del jerarca siguen
deglutiendo esperanzas,
pero nadie pondrá ácido en tu mirada sensual
nadie reventará tus manos sagradas,
nadie tocará tu nuca atractiva,
nadie se fumará tu pitillo
de soñador apuesto, aventurero intrépido,
de héroe anónimo que mata dinosaurios
y enamora doncellas de alcoba.

Ellos no tienen tu barbilla, Joe,
ni tus ojos que conquistan paisajes con su música propia,
ellos no derriten el pavimento con su espalda.
Sus discursos que escucha la masa
no valen nada,
frente a tu boca imantada que suspira.

Tus brazos son mi abrigo,
tu piel es la temperatura de la calma.
Más allá de este infierno,
hay un catre que huele a paraíso,
hay un vello que se eriza,
hay un mundo suave y desnudo,
hay un mapa del tesoro,
hay un viaje hacia la tierra prometida.

He vuelto a latir de nuevo,
aún no es el momento de morir en vida,
aunque todo está perdido de antemano.
Sólo tengo cuerpo, nada más me pertenece,
Sólo mi cuerpo,
Ni siquiera son míos mis pensamientos
que hacen zigzag en un cuaderno;
mi cuerpo es mi templo,
¡Cepíllatelo, amor, cepíllatelo!
Sólo es mío mi cuerpo,
no tengo alma,
no tengo miedo.
sólo poseo este cuerpo atormentado.

A pesar de las prendas gastadas y la hiel en la saliva,
la juventud da frescura al corazón magullado.
los pechos erectos horadan la noche
y el coño lascivo es la Flor del olvido.

Lejos de todo, en la madriguera del sexo,
bailamos desnudos en ángulo recto.
¿Cómo nos salvaremos, Joe?
Hazme descansar del ruido;
Lloremos follando,
riamos gozando, pese a todo.
Que el amor haga su alquimia
sobre nuestras cicatrices.

Naufragaré en tu cama, amor,
mientras el mundo se acaba.