jueves, 1 de mayo de 2008

Nuevas superficies











Los niños punkys reciclan objetos que nadie quiere para que escriba sobre ellos. Lijé una guitarra maltratada. Y compuse un poema sobre ella. Le pondré cuerdas y se la regalaré a quien más la desee.

Si alguien adora lo que para otro fue basura, oh feliz-aprendiz de alquimista.

2 comentarios:

LILITH dijo...

Es maravilloso. ¿Sabes que yo nunca hago "arte" con las manos? Esta semana haré una chapucilla en tu honor, creo que la experiencia valdrá la pena. Un besote!

Therfer dijo...

Todo es efímero en la escala geológica, Lilith, no te preocupes por no "hacer arte con las manos"...hasta los elementos químicos más estables tienen su periodo de desintegración :-P

Aunque, cuando abres un libro también estás haciendo arte con tus manos, el arte más efímero del mundo, que sólo dura un instante; y el arte más hedonista del mundo, sólo para tus ojos, para tu uso y disfrute.

Y cuando tecleas en un ordenador dejas un rastro manual que, también, se llevaran los tiempos geológicos.

Un abrazo geológico