miércoles, 12 de marzo de 2008

Currículum


[Foto: Mujer escribiendo con bebo en brazos]
Cuando sea mayor quiero ser arlequín.
Es una profesión que ya no existe
(y me gusta pedir peras a los olmos,
y serpientes a los manzanos.)

Llevaré minifaldas para que me ladren los perros.
Me pintaré los ojos como una fulana.
Detrás de cada esquina habrá un cometa.
La hipocondría será de amor y palomitas.

Jamás seré una escritora cotizada,
y eso me da la libertad de ser escandalosa
porque como el Don Nadie, la Doña Nada
será barrida por la escoba mayúscula.

6 comentarios:

LILITH dijo...

yo también llevaré minifalda para que me ladren y seré siempre escandalosa, ah y discrepo con lo de la escoba, ya verás...

por cierto, el bebo está hermosísimo, si de tal palo...

Maga Despistada dijo...

Si encontramos la piedra filosofal, será posible escaparse de la escoba. Mientras tanto, que los perros ladren, que los bebés escriban poesía.

Therfer dijo...

¡Qué foto más chula! :-)
Oniroscopia: ayer la particionera de mi tálamo (me encanta el eufemismo de Séneca) soñó que Sàgar ya caminaba y que le decías que ya le habías destetado...¡lo parece!

Maga Despistada dijo...

Para eso faltan todavía unos meses...¡jajajaja! Las mamás lactantes no necesitamos pagar cursos de meditación zen para poner la mente en blanco...

Mónica González Caldeiro dijo...

Maga, qué guapo está Sàgar!

La libertad de no ser cotizado no significa necesariamente ser barrido, sino encontrarse a la vera de otros muchos que escuchan lo no trillado y que te acompañan. Quizá no formen ejército, pero subvertir siempre es un postre muy, muy jugoso.

Maga Despistada dijo...

Merece la pena no venderse. Es más bonito hacer cajitas mágicas con cáscaras de nuez. Los secretos son secretos por algo. Un beso, Mónica, siempre reconfortan estos comentarios.