jueves, 12 de julio de 2007

Cuando me ahogué en el río de Heráclito



Efficiunt Daemones, ut quae non sunt, sic tamen quasi sint, conspicienda hominibus exhibeant. [1]

LACTANCIO


Soy infeliz. Inútil lata de Coca- Cola bajo una pezuña.
(Soy infeliz y ridícula y malvada... )
Amanezco en la noche y bostezo de día.
He despertado con el zumbido del mosquito en el oído
(tengo 47 picadas en todo el cuerpo; sin que los demás
me pregunten les miento diciendo que son 50).
Soy infeliz a las 10 a.m. No me despierto antes porque
pienso, barroca, que mi alma es insecticida en el mundo.

Deambulo mi nada y la exhibo. Mi dolor es travestido.
(Lo maquillo de fuxia y de rubio putón.)
Envidio el glamour de la luna.
Busco la seducción de la lágrima discreta,
porque útero e histeria proceden del mismo étimo.
¡El veneno nace de la cantidad, ya lo decía Paracelso!
Canto y me acomplejan mis notas musicales.
¿De dónde han surgido? Sé que soy infeliz yin desdeñada.

Perseguí un cometa llamado Deseo
-mi amigo Ib'n me obsesionó con sus burcas sufíes- ;
entonces era bella, me sentía grande, orgullosa,
y no demacrada raíz del árbol invertido punarmrityu.
[2]
Lo advierto: Tántalo pudo reventar de hambre.
¿Y si hubiera descubierto que las manzanas
estaban podridas? ¿Se habría convertido en un asceta

que trasciende en las visiones del ayuno?


[1] "Hacen los demonios que aquellos que no existen, pero casi existen, aparezcan para observar a los hombres".[2] Término que designa la "segunda muerte" aludida en los versos del Rig Veda.

2 comentarios:

Nihm Smoboda dijo...

Una foto excelente...

Cristina dijo...

Buenas,
estoy tratando de localizar el catálogo de la editorial anagal, o bien su mail, ¿Podrías ayudarme?
Por cierto, muy buena la foto del chico ángel.
Saludos